Gobernación debe fomentar turismo en zona del Pantanal

Tras la suspensión de las obras de ampliación de un camino en la zona del Pantanal de Alto Paraguay, la gobernación local debe impulsar un ambicioso proyecto de desarrollo turístico en la región y considerar  un sistema de explotación del privilegiado ecosistema con el cual aún podemos contar.

 

Primó la cordura y las autoridades de la Gobernación de Alto Paraguay suspendieron la ampliación de un camino terraplenado de 50 kilómetros para unir Carmelo Peralta con Puerto Guaraní, que iba a atravesar y destruir el maravilloso Pantanal de la región.    

El jefe departamental, Justo Fernández Bauzá (ANR), se comprometió, tras la intervención y advertencias de la fiscalía del medioambiente, a desviar el tramo y evitar así dañar los humedales del XVI departamento.   

Al respecto, el fiscal José Luis Casaccia, en una actitud mesurada, dudó de las malas intenciones que pudieran tener las autoridades departamentales y atribuyó a una falta de conocimiento de las leyes ambientales el hecho de que estuvieran a punto de acabar con una verdadera reliquia natural.   

Ahora, resta  convencer a los colonos brasileños de la zona para que autoricen la construcción de un tramo alternativo que atraviese por sus propiedades y así bordear el gran Pantanal de la zona.

El nuevo camino alternativo partiría  desde la zona conocida como Kilómetro 65, a unos seis  kilómetros del casco urbano de Carmelo Peralta,  y deberá cruzar por la "Agroganadera Pantanal", una Sociedad Anónima cuya cabeza visible es el brasileño Adir Rodríguez. El establecimiento consta de unas 25 mil hectáreas.

El tramo también deberá atravesar por el establecimiento "PW Cargo", de  Marilene de De Gásperi; por la estancia "Polvorín", del paraguayo Sergio Valinotti.

Dentro de la propiedad del compatriota se halla la laguna Camisa Para, donde habita la población más importante de ciervos del pantano. Es importante que el camino a construir para desviar el gran Pantanal también pueda bordear la laguna Camisa Para, hacia la zona oeste, y luego cruzar por la estancia "Urundey", del brasileño Andrés Medeiros.

El último establecimiento por el que cruzará el tramo es la estancia "Cerrito Campanario", del también brasileño  Renato Resende.

Proyectos


Aunque el gobernador Fernández Bauzá se comprometió a lograr un consenso entre los concejales departamentales y los colonos brasileños y el paraguayo Valinotti para desviar el tramo por los establecimientos de la zona, también es importante que todos juntos engendren proyectos de desarrollo turístico en la región para beneficio común.


Por ejemplo, la Gobernación del XVI departamento podría apoyar a la industria hotelera que lucha por consolidarse de  la mano de pocos pero optimistas inversionistas.


Un sólido proyecto de explotación del maravilloso ecosistema de Alto Paraguay, sumado a las buenas intenciones de las autoridades, deseosas de ver crecer a su departamento, podrían resultar en un novedoso programa de ecoturismo que solvente el progreso local.