Gobernación suspende obras en el Alto Paraguay y se salva el Pantanal

Tras las publicaciones de nuestro diario sobre la construcción de un camino que iba a destruir el exuberante  Pantanal de Alto Paraguay, las autoridades locales suspendieron las obras y se comprometieron a desviar el tramo   para no acabar con  el hermoso ecosistema de la región.

Luego de las publicaciones de nuestro diario, en las cuales se advertían que las autoridades de Alto Paraguay estaban a punto de acabar con el maravilloso Pantanal de la región mediante la construcción de un camino para unir Carmelo Peralta con Puerto Guaraní, la Fiscalía del Medio Ambiente intimó  al gobernador y a los concejales a que suspendan las obras.   


El fiscal José Luis Casaccia incluso advirtió a las autoridades del XVI departamento que, de no desistir de sus intenciones de atravesar el Pantanal, serían incluidos en un proceso penal por delitos ambientales, con una expectativa de pena de hasta cinco años de prisión o multas.   

El Ministerio Público envió un oficio a la Gobernación para que los representantes del pueblo respondan con los argumentos que emplearon para comenzar las obras que, de haberse ejecutado como estipulaba el proyecto inicial, se iba a consumar un crimen ecológico irreparable.  Casaccia explicó ayer que se presentaron en la Fiscalía del Medio Ambiente el abogado de la Gobernación de Alto Paraguay y el mismo gobernador, Justo Fernández Bauzá (ANR).   

El titular del Ejecutivo departamental se puso a disposición de la Fiscalía y se comprometió a suspender las obras de ampliación del tramo que iba a atravesar  el Pantanal.   

Fernández Bauzá también prometió encarar un nuevo proyecto para desviar el camino a construirse hacia un tramo alternativo, para no dañar los humedales de la región.   

Millonaria "inversión" 


El proyecto inicial aprobado por la Gobernación de Alto Paraguay estipulaba una inversión de G. 1.500 millones en la construcción de un camino terraplenado de 50 kilómetros, para unir las localidades de Carmelo Peralta con Puerto Guaraní.   

El proyecto incluso fue declarado de interés departamental, pese a que ya se sabía que iba a destruir el maravilloso ecosistema.   

Llamativamente, algunos concejales departamentales presionaron para que las obras no se detengan.   

Se habla de que recibieron coimas de colonos brasileños que no querían que un camino alternativo cruce  sus propiedades.   

Esos mismos colonos a quienes no les importaba acabar con el ecosistema virgen, nunca fueron investigados por devastar los bosques de la región.   

Incluso había versiones de una presunta "asociación" entre los brasileños y los concejales para negociar con la carne silvestre extraída del Pantano.   

Un tesoro nacional  


El Pantanal de Alto Paraguay, que estuvo a punto de ser destruido por autoridades departamentales inconscientes e irresponsables, consta de más de 10.000 hectáreas de fauna virgen.    

Los humedales de la zona son el hábitat de animales exóticos y de especies en vías de extinción, que pese a todo aún se conservan en abundancia gracias a la privilegiada composición de nuestro ecosistema.   

Los últimos ejemplares de jaguarete, nutrias gigantes, ciervo del pantano, guasu pytã, yacupeti, entre otros, sobreviven en el sitio.
Además, los riachos y lagunas que comprenden el Pantanal se caracterizan por su extraordinaria fauna íctica, ya que en la zona está prohibido pescar con red.

Atractivo turístico


El Pantanal de Alto Paraguay también es un importante atractivo para el  turismo ecológico. Varios inversionistas encaran ambiciosos proyectos en la región, pese al nulo apoyo del Gobierno para promocionar el regalo natural del cual aún disfrutamos.