Indicios sustentan que los militares “plantaron” evidencias tras tiroteo

Indicios analizados por la Fiscalía tienden a confirmar que los militares que efectuaron el procedimiento del viernes en Kurusu de Hierro, donde murió un supuesto colaborador del EPP, “plantaron” evidencias para disimular un grave error táctico.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/FBOTB66UO5EKDOZQQFYXGHG6F4.jpg

Anoche falleció uno de los heridos, Marcos Ovelar.

El fatídico operativo, ejecutado casi exclusivamente por personal militar a cargo del coronel Ramón Benítez, se llevó a cabo el viernes a últimas horas de la tarde en la localidad de Kurusu de Hierro, a solo seis kilómetros en línea recta de la casa del menor secuestrado Arlan Fick Bremm (16).

Sin embargo, llamativamente, los efectivos castrenses no permitieron el acceso al área de operaciones ni siquiera a los altos jefes policiales asignados a la misión conjunta, mucho menos después de que se confirmara el fallecimiento en el lugar de Hermenegildo Ovelar Candia (31) y de las graves heridas que sufrieron su hermano Marcos Ovelar Candia (26 años, quien murió anoche) y la prima de ambos, María Gloria González (46). Esta última es madre del miembro del brazo armado del EPP Domingo Ovelar González (18).

PUBLICIDAD

La gran confusión que se generó tras el tiroteo, porque los militares bloquearon el perímetro y tampoco comunicaron el episodio, provocó que el mismo fiscal Antisecuestro Federico Tadeo Delfino Ginés admitiera que los uniformados apresuraron innecesariamente el operativo. Además, los familiares del fallecido y de los heridos afirman que los militares “plantaron” las evidencias exhibidas, como un fusil .30 que pertenecería al Ejército Paraguayo y que hasta ahora no fue denunciado como robado o extraviado de ninguna unidad castrense.

En cuanto a los uniformes de camuflaje que supuestamente tenía Hermenegildo Ovelar Candia, poseen la etiqueta de la marca “Propper” que, según una página en internet, son de fabricación americana, desde el año 1967 crean diseños y fabrican todo tipo de ropa táctica.

Las prendas no tienen manchas de sangre ni perforaciones que se hubiesen generado en la balacera.

PUBLICIDAD

Los fiscales de Horqueta, Joel Cazal y Carolina Quevedo, tampoco recibieron, al menos hasta ayer, un informe oficial del comando de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) acerca de lo que sucedió ese día en Kurusu de Hierro.

La versión que ofrecieron los militares fue que iban a tomar por asalto un campamento donde debían reunirse al menos cuatro integrantes del brazo armado del EPP con sus principales colaboradores logísticos, pero que inesperadamente fueron detectados por los delincuentes, quienes supuestamente abrieron fuego.

Otra duda que surgió luego de la operación fue acerca de la participación del ministro de la Senad, Luis Rojas, quien auxilió a los heridos.

Pese a que un decreto habilita a la Senad a apoyar logísticamente el operativo contra el EPP, algunas versiones surgidas en el Norte indican que Rojas y su equipo encabezaron el tiroteo y que después tuvieron que montar una escena favorable para disimular el error considerado grave.

Uno de los que fueron heridos el viernes en una incursión militar en Kurusu de Hierro, Marcos Ovelar Candia, de 26 años, falleció anoche a las 21:45 en el Centro de Emergencias Médicas. Había recibido un disparo en el abdomen.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD