Los “escombros” tomaron al Parlamento como “negocio”

Para reformar al Paraguay, la sociedad debe limpiar el camino escabroso de tanta inmundicia. Un montón de “escombros” debe ser triturado, apisonado y compactado para que los restos se alejen del país y se los lleve el viento a los confines de la tierra. Solo de esa forma la ciudadanía podrá recomponer su “nueva fisonomía” como República, sustentándose en los firmes andamios de los “hombres nuevos”; y cuyos resplandores alumbrarán con claridad en la ventana de cada ser paraguayo.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD