Lugo y sus colaboradores, vinculados a Arrom-Martí

El presidente Fernando Lugo, algunos de sus ministros y otros integrantes de su "primer anillo" tuvieron estrecha relación con Juan Arrom y Anuncio Martí tras el secuestro de María Edith  de Debernardi. Así lo revelan  publicaciones periodísticas de febrero de 2002. El entonces monseñor Lugo incluso visitó en el sanatorio Migone a los hoy prófugos.

El canciller Héctor Lacognata fue uno de los primeros en señalar que Arrom y Martí habrían sido secuestrados. Declaró a la prensa que el 19 de enero (2002) se enteró a través de Gladys Maubet, esposa del entonces ministro de Justicia, Silvio Ferreira, de que los dos acusados del plagio de Nika estaban secuestrados.   

Lacognata afirmó que como los activistas de Patria Libre no habían sido liberados, recurrió al entonces obispo Fernando Lugo, a quien visitó en San Pedro.   

El actual ministro también fue el vocero de un frondoso equipo médico que confirmó que Arrom y Martí fueron torturados. El galeno apuntó que se constataron lesiones múltiples por todo el cuerpo, fundamentalmente en la espalda, en la nalga, la pierna, en la zona de los testículos, "producidas por agresión con objetos contundentes y en la parte de la espalda con objetos contundentes y cortantes a la vez".
  
Igualmente refirió que tenían lesiones recientes en la muñecas, "como si estuvieran esposados hasta hace poco tiempo". Agregó que con Arrom sus captores se ensañaron más. "A este señor le golpearon de cabo a rabo", agregó.   

Las publicaciones también revelan que Lugo, el 31 de enero de 2002,  visitó a Arrom y Martí en el Sanatorio Migone,  durante su internación.   

El entonces obispo de San Pedro confirmó por otro lado a la prensa que Lacognata le pidió que intervenga para recuperar con vida a los dirigentes políticos. Dijo que con ese objetivo buscó al entonces ministro Ferreira, quien no se hizo encontrar. Indicó que habló con el ministro del Interior, Julio César Fanego, quien le aseguró que no tuvo conocimiento de lo que les pasó a Arrom y Martí.

La ministra de Salud, Esperanza Martínez, y el viceministro, Edgar Jiménez, también estuvieron vinculados al caso.

El actual director de Emergencias Médicas, Enrique Bellassai, por su lado, fue el que inspeccionó a los detenidos Víctor Colmán y Jorge Samudio, en la Agrupación Especializada.
PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD