“Marito no es Superman”, dice su hermano el ministro

“El Presidente no puede todo solo, Marito no es Superman”, exclama su hermano Benigno López, el ministro de Hacienda. En esta entrevista, el secretario de Estado pide el auxilio de los demás poderes del Estado y la misma sociedad civil para “empujar el carro” del Gobierno. Anuncia la presentación de más de una docena de proyectos de leyes “absolutamente necesarios” para la institucionalización de la República.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/5IUMW5LT4VG6JCG77FNPESCVXI.jpg

–Usted es abogado y maneja las cuentas del Estado.

–Soy abogado egresado de la Universidad Católica, uno de los mejores (sonríe). Hice mi maestría en la Universidad de Georgetown, en Washington. Estudié Derecho Internacional. Tengo una carrera dilatada en el sector público. La verdad es que tuve la suerte de criarme prácticamente en el Banco Central. Empecé a los 18 años. Me relacioné con la crema de la economía paraguaya. Fui escalando hasta llegar a la asesoría jurídica. Estuve un tiempo en el sector privado. Volví en el 2007. A partir de ahí me quedé y ya son de nuevo 12 años.

–¿Es el mayor de los hermanos de Mario Abdo?

PUBLICIDAD

–Soy el mayor de todos, 10 años mayor que Marito.

–La responsabilidad debe ser doble. Dos cabezas de la familia en la matriz del Gobierno.

–La responsabilidad de sentarse en el sillón de Hacienda del Gobierno es muy grande. Primero, el compromiso es hacer mejor de lo que se hizo antes. Segundo, el impacto que tiene el Ministerio de Hacienda es transversal tanto en la política de control de gastos, de recaudación tributaria como de manejo fiscal, que fueron exitosos en los últimos 15 años.

–¿Cuál es su plan para estos próximos cuatro años?

–Yo creo que el panorama es alentador. El crecimiento a los niveles de 3,5% es un crecimiento adecuado para la situación en la cual vivimos nosotros. Nuestro potencial de crecimiento no pasa del 4,5% por más que hagamos lo que hagamos y con mucha suerte, si todos los astros se alinean en un determinado año, llegaríamos a 5%. Nosotros, en Hacienda, creemos que estamos en un punto de inflexión.

–Dicen que la macroeconomía está bien, que Paraguay tiene aprobado, pero para los entes internacionales...

–¡Para todos! Hoy se hacen inversiones que antes no se pensaban. Hay inversiones de 100, 200 millones de dólares. Tenemos una inversión en puerta de 900 millones.

–¿Cuál?

–Una compañía brasileña que busca invertir en energía verde. Se anunció hace 15 días en el Palacio de Gobierno. El interés que tienen los extranjeros por Paraguay es cada vez más importante. Ellos ya conocen nuestras políticas de estímulo a la inversión. Conocen la estabilidad, la previsibilidad, los costos bajos... El desafío es hacer las reformas estructurales necesarias para tener otros 20 años de crecimiento aún mayor al 4% anual. El desafío es la transformación de la educación. El desafío es la reforma del sistema de protección social y la seguridad social.

–¿Cómo piensa sortear el obstáculo de la clientela política?

–Estamos, como le dije, en un punto de inflexión. Los números nos dan la posibilidad de tomar medidas de aquí en adelante. La Secretaría de la Función Pública nos dice que el 65% de los funcionarios tienen más de 45 años. Se van a retirar en 15. Hay 40.000 maestros que se van a retirar en 10 años. Si usted tiene un reglamento, un estatuto docente nuevo, una ley de la función pública a partir de ahora, tenemos resuelto el problema en 15 años sin pelear con el sindicato. Pero si no hacemos nada van a seguir entrando de la manera que entran hoy los maestros, los funcionarios, y esa clientela política que usted dice, se va a alimentar. Tenemos que tener una sola regla, una sola matriz.

–¿Qué piensa hacer?

–Nosotros hemos armado dos comisiones para estudiar la cuestión del Estado. Una es para la reforma del sistema tributario y la otra es para la reforma del gasto público. En la reforma del gasto público nuestro objetivo es dar dos productos o tres: un nuevo estatuto docente, una nueva ley de la función pública y un nuevo sistema de compras. Todos los expertos nos dicen que con un sistema moderno, más tecnológico, más unificado vamos a tener ahorros hasta sumar el 3% del PIB, 1.200 millones de dólares que podemos tener un ahorro importante en los próximos años. Si no hacemos nada vamos a seguir gastando mal. Esperamos presentar estos proyectos para agosto, setiembre. Ahora estamos trabajando en otros proyectos que son importantes, como los 12 proyectos de prevención de lavado de dinero. Hay cuatro proyectos que estaremos presentando la semana que viene que van a permitir mejorar el ambiente de negocios, y un proyecto que va a permitir el manejo del pasivo del Estado de manera más eficiente. También pensamos unificar las entidades recaudadoras.

–¿Cuáles?

–Tributación y Aduanas deben funcionar de manera conjunta, única, en una sola entidad que trabaje de manera que haya más sinergia. Creemos que también se debe incorporar el departamento de IPS sobre recaudaciones. De esa manera vamos a tener una sola unidad que haga todo el proceso de recaudación, que tenga toda la información.

–En cuanto a la tributación, usted está haciendo una campaña.

–El objetivo es buscar que el sistema tributario sea más eficiente, más simple, que tenga más poder la Subsecretaría de Tributación a la hora de recaudar información de los contribuyentes. En los próximos días estaríamos presentando al Senado una propuesta. Estamos hablando con el sector privado sobre qué se puede deducir y qué es lo que no se puede deducir del impuesto a la renta. Desde el Poder Ejecutivo, lo principal es que el impuesto sea más eficiente. Yo creo que el Estado tiene problema en su capacidad de recaudación porque el sistema es obsoleto, antiguo y la legislación no está acorde a los nuevos desafíos que es lo que queremos resolver con esta reforma tributaria y alcanzar al enemigo común de todos, la informalidad y el contrabando.

– ¿Cuál es la principal debilidad? Paraguay figura entre los países más desiguales...

–Nuestro sistema tributario no es equitativo. Es una debilidad que tenemos. Nuestra educación es mala. Esa es otra debilidad que tenemos. Nuestra informalidad es alta. Esa es otra debilidad que tenemos. La pobreza, a pesar de que se redujo, sigue siendo alta. Ese es otro de nuestros desafíos: reducirla y darle contenido, y las políticas tienen que estar destinadas a la gente. Yo creo que si hacemos la reforma que estamos planteando, eso va a ocurrir.

–Las negociaciones de Itaipú con vistas al 2023 ¿en qué medida van a afectar a nuestra economía?

–Como dijo el Presidente, va a ser un proceso que lo va a dirigir él, y yo creo que vamos a tener un buen resultado en sus manos. Él dice siempre que no vino para que nada cambie en el Paraguay. Itaipú nos da dos mil millones de dólares al año. En el 2023 vamos a tener una nueva ecuación financiera, una nueva tarifa, vamos a tener seguramente una nueva distribución de poderes. Seguramente vamos a tener la posibilidad de vender a terceros o un precio diferente por el excedente que le vendemos a Brasil. Itaipú va a ser un elemento fundamental para los próximos 50 años.

–¿Cómo se figura usted el 2023 cuando Marito entregue su Gobierno al que sea electo?

–Yo creo que va a ser un día muy emotivo. Él va a entregar un país donde va a tener un tratado justo, aprobado y aceptado por todos, donde va a tener los procesos de transformación en pleno proceso, un país que va a mirar hacia adelante con mucho optimismo y mucho orgullo. El objetivo es darle al Estado mayor institucionalidad. Pero eso él no puede hacer todo solo. Marito no es Superman. Todos tenemos que empujar el carro, tener la misma visión desde los poderes del Estado y la sociedad civil. Las leyes que estamos planteando son absolutamente necesarias. Van a ser absolutamente beneficiosas en el corto, mediano y largo plazo.

holazar@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD