Mientras comisarías caen, la Policía compra “sillas de oro”

Alrededor de G. 50 millones iba a destinar la Policía Nacional para la compra de diez sillas para personal administrativo utilizando fondos del Fonacide, dinero que debería ser destinado a la mejora de infraestructura. Mientras, comisarías en zonas de influencia de grupos criminales se caen a pedazos. Mintiendo, aseguraron que fue apenas un error y un “cero de más”.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/QCCTAZS4KFGPDG4IPYUX7WVW6A.jpg

G. 4.600.000 es lo que planeaba pagar la Policía Nacional por cada una de las sillas giratorias para personal administrativo que iba a adquirir. En total, la institución iba a gastar G. 46 millones para la compra de un lote de diez de estos muebles, de acuerdo a documentos que constan en la página web de la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas.

Las sillas forman parte de un gigantesco lote de mobiliario y electrodomésticos que iba a adquirir la Policía Nacional y cuya adjudicación fue anunciada la semana pasada. Para este fin, la institución iba a destinar unos G. 3.800 millones.

La empresa adjudicada para la provisión de las “sillas de oro” es M y F Industrial y Comercial Representaciones SA, cuya representante legal es María Digna Méndez Escobar. Dentro del mismo paquete fueron adjudicados además Constructora Eco SA, Data Lab SA y Data Systems Emisora de Capital Abierto.

En menos de un mes

Las firmas fueron adjudicadas a través del llamado con ID 303.496, convocado el 22 de noviembre pasado. Las ofertas fueron abiertas el 12 de diciembre y las actas de adjudicaciones fueron firmadas cuatro días más tarde, el 16 de diciembre.

El mismísimo comandante, Críspulo Sotelo, firmó la adjudicación.

Precios por encima del mercado

Los precios que iba a pagar la Policía superan por lejos a lo que cuesta en el mercado un producto de similar característica. De acuerdo a catálogos consultados por ABC Color, una silla giratoria con reposabrazos y confortables pueden ser adquiridas a partir de G. 450.000.

Renombradas mueblerías locales ofrecer alternativas de alta gama que cuanto mucho alcanzan unos G. 2.045.000 por unidad, es decir, menos de la mitad de los G. 4.600.000 que pagará la Policía para comprar el mobiliario.

De hecho, dentro de la misma adjudicación, la firma MyF proveerá sillas giratorias y ejecutivas que costarán apenas G. 460.000, mientras que por otras se pagarán G. 1.430.000, por lo que resulta incomprensible el excesivo gasto para la adquisición de sillas para personal administrativo.

Dinero de Fonacide

Además, siempre de acuerdo a datos existentes en la página web de Contrataciones Públicas, la Policía utilizará casi G. 4.000 millones de fondos provenientes del Fonacide para la adquisición de muebles y electrodomésticos.

De acuerdo a lo establecido por la ley 4758/2012, estos fondos deberían ser destinados a la infraestructura. Sin embargo, no es la primera vez que se utiliza para fines ajenos a los propios pues ya se había detectado que el dinero se utilizó hasta para compra de armas y combustibles.

Mienten y alegan error

En comunicación con el programa “Sin Anestesia” de Radio ABC Cardinal, el director administrativo de la Policía, Comisario Atilio Gabriaguez, trató de minimizar la cuestión y aseguró que se había tratado apenas de un error en la carga de los datos en las actas de adjudicación.

“Probablemente hubo un error involuntario. Vamos a solicitar la anulación del contrato”, afirmó a la 730 AM ayer.

En tanto, el comisario Darío Mongelós, de la Unidad Operativa de Contrataciones, manifestó que reconocía el error y que debía admitir que lamentablemente, “se le había escapado el dato”.

“En verdad que es un monto alto, hubo un error en la carga del monto. Realmente un cero de más es fácil decir, pero es un error fundamental”, dijo.

Sin embargo, los documentos desmienten a ambos y dan cuenta de que el precio inflado había sido incluido desde el primer momento en la oferta de la firma adjudicada.

Ya en el cuadro comparativo de ofertas, firmado por el propio Mongelós, se había establecido que el precio de las sillas era de G. 4.600.000 cada una. Es decir que no se trató de un simple error a la hora de cargar o tipear los datos de las actas de adjudicación.

Probablemente, si la denuncia periodística no hubiera evidenciado los altos costos, se hubiera realizado el desembolso del dinero, lo que deja en evidencia a los encargados administrativos de la fuerza del orden.

juan.lezcano@abc.com.py

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.