Ministro Bajac está detrás de un vergonzoso juicio de usucapión

COLONIA CARMELO PERALTA, Alto Paraguay. La ex empleada doméstica del ministro de la Corte Suprema Miguel Oscar Bajac fue beneficiada con 23.000 hectáreas de tierra, en un juicio por usucapión. Estanislaa Rosalva Trinidad, residente en Puerto Murtinho (Brasil), ganó un caso donde groseramente se manipularon las leyes.

Estanislaa Rosalva Trinidad fue beneficiada con una sentencia favorable de usucapión sobre 23.000 hectáreas de tierra. La aberrante decisión judicial fue dictada por la jueza María Petrona de Giacomi, de Concepción.

El caso no tiene desperdicio. Es la prueba irrefutable de que los actos más groseros y alevosos pueden obtener una sentencia judicial favorable; es suficiente con disponer de magistrados sin escrúpulos, como la jueza María Petrona de Giacomi, para manipular leyes.

Estanislaa Rosalva Trinidad fue empleada doméstica del ministro Miguel Oscar Bajac, de la Corte Suprema de Justicia. Aquí se puede encontrar la explicación a la entrega de 23.000 hectáreas de tierra por la vía de un juicio de usucapión plagado de graves irregularidades.

El juicio se inició en el año 2001. Rosalva Trinidad presentó un escrito en el juzgado de Concepción reclamando 15.715 hectáreas de la sucesión de Juan y José Falavela, alegando derechos de usucapión. La documentación consistía en una declaración ante escribanía de su condición de heredera de Pedro Trinidad, sin expresar qué bienes le correspondían.

Agregó otro escrito firmado por Jesús Trinidad, donde su hermano renunciaba a derechos de herencia sobre 12.000 hectáreas de tierra. El documento no incluía localización ni mención a título de propiedad.


Pedro Trinidad, el padre de ambos, era contratista de la empresa Carlos Casado SA. Vivía en un pequeño rancho en el kilómetro 42 de la ruta Paragro – Puerto Sastre. Murió asesinado en manos de operarios a quienes negaba el pago de salario por tres meses de trabajo en el corte de postes.

Pedro Trinidad nunca explotó tierra alguna, no tenía ganado ni infraestructura que pudiera servir para iniciar un juicio de usucapión sobre 23.000 hectáreas. Trinidad no dejó nada porque no tenía nada. Era un contratista que se instalaba en donde requerían sus servicios.

Los herederos de Falavela vendieron 72.000 hectáreas de su propiedad a las empresas BBC SA y River Plate SA, de capital brasileño. La transacción se realizó sin impedimento legal alguno, entre empresas privadas.

Mientras tanto, Rosalva Trinidad seguía el juicio de usucapión en Concepción, con la impunidad que otorgaba la condición de ex empleada doméstica del ministro Miguel Oscar Bajac.

El 4 de diciembre de 2004, el juez Eduardo Villarta realizó una inspección ocular del sitio donde supuestamente vivió Pedro Trinidad. Llegaron hasta una vivienda en el kilómetro 42. La comitiva judicial ingresó a un rancho que estaba vacío con claras huellas de construcción reciente. A los apurones se levantó una casa ante la necesidad de demostrar derechos sobre 23.000 hectáreas.

¿El nombre de la supuesta estancia de Pedro Trinidad? “Campo nuevo”, ni siquiera se cuidó el detalle de asociarlo con una denominación que pudiera indicar una ocupación antigua.

La inspección no se limitó a ingresar en una vivienda nueva. A dos kilómetros del sitio se encuentra el rancho que realmente ocupó Pedro Trinidad, frente al puesto policial instalado sobre la ruta Paragro. Quedaban rastros visibles de una vivienda derruida, algunos enseres y tambores que tenían la inscripción “PT”. Es el sitio donde verdaderamente vivió y murió Trinidad, porque detrás se encuentra la tumba donde fue enterrado, en el mismo lugar donde cada tanto lo visitan los hermanos de Rosalva. Exactamente un año después, el 4 de diciembre de 2005, el juez Eduardo Villarta realizó una nueva inspección. En el acta final consta que la construcción de la casa se estima en un período de cuatro o cinco años atrás. Es decir, cuando mucho en el año 2000 se levantó el rancho donde supuestamente Pedro Trinidad explotaba 23.000 hectáreas.

La ex empleada de Miguel Oscar Bajac no presentó ninguna prueba que pudiera demostrar que su padre ocupó 23.000 hectáreas. Se limitó a presentarse en el juzgado de Concepción alegando derechos de herencia sobre usucapión. Un disparate total.


PERO…

... en marzo de 2007, la jueza María Petrona de Giacomi prepara el documento para dictar sentencia y recibe los alegatos de los representantes jurídicos de las partes. El abogado Reinaldo Angel Echagüe, ex juez, se limitó a escribir una carilla resumiendo el expediente iniciado por Petrona. Haciendo gala de un excesivo celo por sus neuronas, apenas gastó tiempo en escribir. El 30 de abril, la jueza Giacomi dictó la sentencia número 9 disponiendo la entrega de 23.000 hectáreas de tierra a Rosalva Trinidad. ¡23.000 hectáreas sin haber demostrado ocupación!
Se puede alegar derecho de usucapión sobre un espacio de ocupación efectiva, una casa, un lote, ¿pero 23.000 hectáreas? El área que rodea a la supuesta casa de Pedro Trinidad es un monte donde nunca hubo producción ni actividad económica real, sumado a la imposibilidad absoluta del contratista de invertir en semejante superficie.

¿Cómo explicar esta sentencia? No existe explicación; ni siquiera su mentor, el ministro Miguel Oscar Bajac, podría hacerlo.


roque@abc.com.py
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD