No hay tensión en las FF.AA., dice ministra

La ministra de Defensa, Dra. María Liz García de Arnold, dijo ayer que no existe ningún foco de tensión ni contradicción con el jefe de Estado Federico Franco en el tratamiento de los ascensos de militares y relevos.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/UVR5NBS2IVBXBC7GOQ3626J6IM.jpg

Señaló que las reuniones de la Junta de Calificaciones siguen su curso normal y sin contratiempos. Observó que en todo caso lo que puede haber es ansiedad y expectación por los cambios como ocurre cada año.

“Cualquiera puede atribuir su destino a quien quieran, pero nadie puede cuestionar la honorabilidad de los encargados de juzgar los ascensos y relevos”, señaló.

“Estas Fuerzas Armadas bajo el comando del presidente Federico Franco no están para perjudicar a nadie. Al contrario, tratamos de que sean las más institucionalistas. En eso estamos trabajando desde que asumimos”, manifestó. Una versión publicada por nuestro diario el viernes reportó “numerosas quejas surgidas a raíz de los últimos cambios en los mandos y la supuesta injerencia del oviedismo”.

La ministra dijo que tanto ella como otros componentes castrenses de Defensa se ausentaron del país casi toda la semana, afectados por su participación en la X Conferencia de Ministros de Defensa de la Américas de Punta del Este, Uruguay.

Se trata del primer foro a nivel internacional al que asiste un miembro del gabinete de Federico Franco, la única mujer que ejerce ese cargo en el continente.

En cambio, los representantes del actual gobierno han sido sistemáticamente boicoteados en las reuniones internacionales como parte de la campaña de aislamiento llevada adelante por sus pares de Argentina, Brasil y Uruguay como represalia por la destitución de Fernando Lugo vía juicio político por el Congreso, acusado de “mal desempeño de sus funciones”.

Como la X Conferencia de Ministros de Defensa es un encuentro hemisférico, el organizador ni los demás vecinos pudieron cuestionar la presencia paraguaya.

En la reunión, la ministra García de Arnold defendió en sus intervenciones la soberanía nacional y la no injerencia en los asuntos internos de los países para la preservación de la paz en la región, según comentó.