Secuestrados: arrancados de sus casas y arrastrados de sus chacras

Cuatro de los últimos secuestrados por el EPP fueron llevados de sus chacras, cuando trabajaban en medio de sus cultivos. Otros dos fueron sacados de sus hogares mientras que el suboficial Edelio Morínigo fue capturado estando de cacería. No han hecho distingo con las edades, se han llevado a un menor de 17 años y a un adulto mayor de 67 años; tampoco diferenciaron posiciones económicas, el menor de edad era un modesto peón y Edelio un humilde policía.

Era un sábado de tarde del 8 de agosto de 2015 cuando Abrahán Fehr salió de su casa en Manitoba, acompañado por sus dos hijos de 5 y 8 años. Recorrieron como 5 kilómetros hasta un maizal que estaba cosechando. Cuando venía a bordo de su maquinaria agrícola, ya vio a los miembros del EPP; se despidió de sus hijos y se fue resignado. Era la última vez que lo verían con vida, murió seis días después, el viernes 14 de agosto; sus restos fueron desenterrados este año de un lugar señalizado con tiras de bolsa arpillera.

Apenas una curva y menos de 150 metros es la distancia que hay entre el sitio donde secuestraron a Fehr en el 2015 y el lugar donde se pagó el rescate de Arlan Fick en el 2014. Allí, una semana antes de secuestrar a don Abrahán, mataron al administrador de una estancia en Tacuatí.

El secuestro de Arlan indigna hasta hoy día a los colonos, el cautiverio fue muy largo y era muy joven. Relataron a ABC Color que la noche del 2 de abril de 2014 la familia Fick estaba en su hogar. Arlan había recibido un juego que había pedido de regalo y estaba jugando con él en su cuarto cuando oyeron que alguien forcejeaba la manija de la puerta de la casa. 

PUBLICIDAD

El padre, don Alcido Fick, hizo disparos de amendrentamiento a quienes creía ladrones, hasta que oyó que decían que eran del EPP y que se rindieran. Los criminales permanecieron un tiempo en la casa haciendo exigencias económicas que la familia no tenía cómo cumplir hasta que dieron la orden de que el chico fuera a preparar su mochila. 

La madre lloraba, rogaba y abrazaba a su hijo, don Alcido lo miró y le pidió que obedeciera; le juró que iría a buscarlo y lo rescataría pronto, que él personalmente lo traería de vuelta. Estaban en eso cuando oyeron llegar a la comitiva de la FTC que se enfrentó a los criminales. 

Esa noche murieron dos integrantes del EPP: Bernardo Bernal Maíz, alias Coco (20) y Claudelino Silva Cáceres (22), y el vicesargento de Material Bélico de la FTC, Hugo Monges.

El 9 de mayo el suboficial de policía Edelio Morínigo cumplirá 29 años, y el 5 de julio se cumplirán 4 años de su secuestro. Don Félix Urbieta cumplió 68 años en febrero y en octubre cumplirá dos años plagiado por una célula del EPP liderada por Alejandro Ramos. La pregunta más importante que ellos se hacen está en una pancarta de tela blanca frente a la iglesia de Santa Rosa del Aguaray: “¿Por qué la indiferencia con el NORTE?”.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD