Supuestos captores de Urbieta envían dos cartas a su familia

Parientes del ganadero secuestrado por el EPP Félix Urbieta Ramírez recibieron dos cartas en la tarde de ayer supuestamente de parte de la banda Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), aunque no se descarta que las hayan enviado otros delincuentes que quieren obtener dinero.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/3NGOHGYA3RBU7MFLOG7BMSRHIY.jpg

Luego de poco más de tres meses del rapto del citado hacendado concepcionero, el EPP se habría comunicado con su familia ayer. Sin embargo, los Urbieta prefieren mantener en reserva el contenido de los escritos, puesto que el propio EPP exige unas restricciones, según informó el yerno del ganadero, Julio Silva, en contacto con radio ABC Cardinal.

No obstante, Silva reveló que existen dudas en la familia debido a que en ambas cartas se observan “detalles diferentes”, que serían distintos montos en concepto del pago requerido para la liberación.

Por lo citado, temen que se trate de inescrupulosos que intentan sacar una tajada de la situación y que ello a su vez implique un riesgo para la vida del secuestrado.

PUBLICIDAD

La familia recibió dos cartas, en una dice que le fue enviada por el EPP y contiene un pedido de un monto determinado de dinero. La otra misiva también dice que fue remitida por el EPP, pero con un pedido distinto al primero. Por esto, los parientes de Félix Urbieta piden una nueva comunicación de algún integrante del grupo criminal a fin de despejar las dudas, ya que en varias ocasiones han reiterado que están en condiciones de pagar y, de esa manera, recuperar la libertad del plagiado, quien es tío del actual gobernador del departamento de Concepción.

Desde octubre

El ganadero había sido secuestrado el 12 de octubre cuando estaba en su estancia “San Francisco”, ubicada a unos 15 kilómetros del casco urbano de la ciudad de Horqueta.

Días después del rapto, la familia recibió una prueba de vida y la exigencia de pago de US$ 500.000. El 16 de enero último, la familia pidió a los secuestradores una nueva prueba de vida y aseguró que ya tenía listo el dinero y todo lo necesario para cumplir con las exigencias de los captores.

Por otra parte, no es la primera ocasión en que se menciona que aparecen personas inescrupulosas interesadas en sacar una tajada económica de los secuestros en el norte de la región Oriental. Por ejemplo, los parientes de Abrahán Fehr, plagiado por el EPP, fueron víctimas de un engaño por parte de personas que fingieron ser negociadores para la liberación del hombre y cobraron entre G. 2 millones y 2,5 millones. En la banda había un médico naturalista y una odontóloga militar.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD