Una "MercoAmérica" desde México a Patagonia", propone Lula da Silva

CORDOBA, Argentina, 21 (ANSA). El presidente brasileño, Luiz Lula da Silva, aseveró hoy que "hace mucho tiempo que dejamos de ser colonias y no queremos volver a ser colonias", al asumir la presidencia pro témpore del Mercosur por los próximos seis meses. Prometió "una efervescencia positiva y un impulso renovado de nuestros propósitos", durante su gestión, y bregó por una "MercoAmérica" desde "México a la Patagonia".

Lula, en el discurso de cierre de la cumbre presidencial en Córdoba, centro de Argentina, destacó que "el Mercosur es más que una suma de las partes" y que "no hay ninguna salida individual, la salida es lo que estamos haciendo". "Hemos derrotado a aquellos que escriben todos los días que nuestros países deberían tener solo relaciones con Estados Unidos", afirmó Lula, entre los aplausos de sus colegas. El mandatario brasileño propuso que los países de la región reflexionen "sobre lo que éramos no hace mucho tiempo" para medir los avances en la integración, en medio de las dificultades.

"Sudamérica no existía, Africa no existía, todas nuestras prioridades eran para la Unión Europea, para Estados Unidos y tal vez, un poquito, para Japón", rememoró Lula, sobre la visión política y económica de los países de la región pocas décadas atrás.

"Nosotros estamos cambiando la forma de ver el mundo", enfatizó Lula y aseguró que a partir de los cambios ocurridos en la región en las últimas décadas "nosotros hemos hecho una pequeña revolución".

"Nosotros cambiamos el perfil político de nuestras metas, nosotros estamos cambiando el perfil social de nuestras metas, nosotros hoy negociamos con todo el mundo sin tener vergüenza y al mismo tiempo tenemos orgullo de hacernos respetar", enfatizó.

El presidente brasileño reiteró hoy que "no esperen que me vaya a pelear con (el mandatario boliviano) Evo Morales" por la nacionalización de los recursos energéticos en el país vecino y por el contrario dijo esperar "que podamos convencerlo de que se sume al Mercosur".

Lula recibió del mandatario argentino, Néstor Kirchner, el martillo que simboliza el ejercicio de la presidencia del Mercosur durante las reuniones.

"Voy a controlar el tiempo con el martillo para que (Hugo) Chávez se porte bien", bromeó Lula distendido, mientras improvisaba el discurso de cierre de la cumbre de presidentes que finalizó hoy en Córdoba.

También bromeó con Chávez cuando dijo que "si yo tuviera su temperamento ya hubiese hecho tres guerras" e inmediatamente destacó "la lealtad" del presidente venezolano hacia el Mercosur y lo calificó de "excelente socio".

Lula subrayó que la cumbre presidencial de Córdoba tuvo "un significado especial por la incorporación de Venezuela y por la franqueza con que discutimos nuestros problemas".

El presidente Lula aseguró que "podemos llegar a un nuevo pacto del Mercosur que garantice desarrollo equilibrado y beneficios palpables para todos", al admitir las asimetrías con Paraguay, Uruguay y Bolivia.

Por eso destacó "la necesidad de que nuestros congresos garanticen la redistribución de nuestros ingresos aduaneros hacia las regiones menos desarrolladas de nuestro bloque". Lula también afirmó que el proyecto de "anillo energético es emblemático de nuestra política común".

Por último, Lula afirmó que el parlamento del Mercosur podría convertirse "en un paso histórico antes de fin de año". Aseguró que la voluntad política de crear el parlamento del Mercosur "es total".
Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.