Una vida de lujos y ostentación con Cartes

Al menos hasta el 2007 la familia del senador cartista Javier Zacarías Irún y su esposa, Sandra McLeod de Zacarías, llevaba una vida de clase media modesta. En los últimos once años, sin embargo, la pareja y su entorno fueron aumentando sus bienes, sus lujos y también su ostentación, principalmente coincidentes con la llegada de Horacio Cartes a la presidencia de la República, en el 2013, de quien Javier Zacarías primero fue opositor y luego pasó a ser aliado al punto de la protección .

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/EOYYCK4NO5D4ZBSMGVGLDVM2OI.jpg

Luego de ser reelecto como intendente de Ciudad del Este, en el 2007 Javier Zacarías Irún renunció a ese cargo, que fue asumido por es esposa, Sandra McLeod de Zacarías. Ella hasta ahora se mantiene en el puesto, aunque la semana pasada Diputados aprobó la intervención de su gestión.

Ni bien renunció a la Intendencia, en el 2007 Javier Zacarías abrió su primera empresa, una unipersonal del rubro inmobiliario que más tarde llegaría a registrar movimientos que superarían los G. 7.000 millones.

En coincidencia con la llegada de Horacio Cartes a la presidencia de la República y de su hermano, Justo Zacarías, a la Gobernación del Alto Paraná, la adquisición de bienes de los Zacarías McLeod parecería dispararse a partir del 2013.

En octubre de 2013 se formó Gestiones del Este, donde son accionistas Javier Zacarías, su hermana y funcionaria judicial Margarita Zacarías, su socio Fernando Román y la esposa de este, Diana Britos.

Entre el 2014 y el 2017 el senador cartista y su esposa compraron en Meia Praia, Itapema, estado de Santa Catarina, en Brasil, tres departamentos de superlujo y ocho cocheras en edificios ubicados frente al mar. Desembolsaron unos G. 7.108.200.000, según los documentos, aunque en estos se habrían subvalorado los inmuebles.

En el 2014 Javier Zacarías también adquirió una avioneta Beechcraft valuada en 170.000 dólares que en la matrícula lleva sus iniciales.

En el 2016 se habilitó Itapema Constructora SA, de Fernando Román y el hermano de este, Arsenio Román Fernández, Javier Zacarías Irún y Justo Aricio Zacarías Irún.

Fiestas de superlujo, viajes permanentes a Europa y un hijo estudiando en Londres se sumaron a la vida de lujo de los Zacarías. Paralelamente, varias denuncias se presentaban contra ellos en el Ministerio Público, principalmente referentes a malos manejos suyos al frente de la Municipalidad esteña y la Gobernación de Alto Paraná. Estas causas, entonces “dormidas”, se desempolvaron en noviembre.