Vergonzoso blanqueo a Ibáñez de abdistas, cartistas y PLRA

La Cámara de Diputados ayer terminó absolviendo de cualquier responsabilidad al diputado abdista José María Ibáñez, a pesar de que él mismo había reconocido que estafó al Estado. Un grupo de 53 diputados votó en contra, se abstuvo o se ausentó, para frenar la pérdida de investidura. Paradójicamente, esa misma cantidad se requería para impulsar su destitución.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/WOCMQPTSU5ATXGZJPGIV7JRYBU.jpg

De los 15 diputados que se mostraron a favor de la destitución de Ibáñez, la cifra llegó a 27. Aunque no fue suficiente para lograr la destitución de su colega causaron sorpresa los votos de algunos cartistas y abdistas que “presionados” por su electorado se vieron obligados a rever su postura.

Fueron los casos de Miguel Cuevas, presidente de Diputados; Jazmín Narváez, líder de la bancada abdista, y el diputado Pastor Vera Bejarano (PLRA), quien dijo que lamentablemente debía votar a favor.

Los que firmaron el pedido paralelo como Colym Soroka (abdista) y Eri Valdez (PLRA, independiente) se “arrepintieron” y también votaron a favor. Mientras que otro grupo de excartistas como Romero Roa y Walter Harms dieron su voto a favor del planteamiento.

PUBLICIDAD

Solo seis diputados se animaron a rechazar el pedido. Mientras que otros seis ayudaron con sus votos en contra, 42 abstenciones y cinco ausencias. Todos en una actitud cómplice para que no se reunieran los 53 votos para la destitución del legislador que hizo nombrar a sus tres caseros de su quinta de Itauguá como “planilleros” de la Cámara Baja.

El diputado samanieguista Carlos Núñez Salinas, imputado por un multimillonario contrabando de artículos electrónicos, fue el principal operador y vocero del pedido de pérdida de investidura de su colega.

En una sesión extra fue presentado el pedido con más de 30 firmas, y en otra sesión se procedió al archivo de la misma. El objetivo fue que en un año no vuelva a tratarse el mismo tema, evitar que se sigan sumando las firmas a favor de la destitución de Ibáñez y que la presión social aumente.

PUBLICIDAD

Diputados de la oposición objetaron duramente la presentación del imputado Núñez, señalando que la intención es juzgar la conducta política. El diputado Sebastián Villarejo, de Patria Querida, explicó que el pedido de pérdida de investidura se trataba de una defensa antes que una acusación. Ibáñez al inicio de su alocución afirmó que se defendía “despojado de toda soberbia”. Despotricó en contra de sus detractores con acusaciones. Los 15 diputados de la oposición que firmaron por la destitución se mantuvieron.

Se toma vacaciones

Luego de que el diputado abdista José María Ibáñez haya sido blanqueado por un pacto con 52 colegas, en moción de privilegio pidió permiso para ausentarse por un mes, alegando cuestiones particulares. “Para atender temas de salud de mi familia”, dijo.

“Tenemos antecedentes de permisos por breve tiempo que se dieron en otras ocasiones, como a Karina Rodríguez, Édgar Acosta (...), permisos que se dieron sin que asuma el suplente por ser un breve periodo de tiempo”, precisó al negar toda posibilidad de que incluso Juan Carlos “Nano” Galaverna lo reemplace en su calidad de suplente.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD