Aventura en el desierto

Conocer el desierto es una experiencia fascinante. Tocar esa arena casi imperceptible y contemplar la puesta de sol, rodeada de kilómetros y kilómetros de arena, es un pedazo de historia personal que nunca se olvidará.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/3UA3DHZVXJE6FIUKEK3B4YAMXA.jpg

La invitación es tentadora: hacer un safari al desierto de Lehbab, en Dubái, Emiratos Árabes Unidos. Uno elige el programa que quiere realizar, dependiendo de las horas y el presupuesto disponibles. Desde cuatro horas hasta siete horas, y desde USD 40 en adelante, dependiendo de las actividades que se quiera hacer. Lo cierto es que valen cada minuto y cada dólar pagado al terminar el paseo.

En cómodas camionetas 4x4, en grupos de hasta seis ocupantes, se realiza el recorrido. El conductor hace una parada previa para acondicionar las ruedas antes de entrar al desierto. Una vez allí, eleva la música y es cuando uno descubre que serán minutos de pura adrenalina, cruzando las enormes dunas, subiendo y bajando durante todo el camino.

El adiestrado conductor hace increíbles maniobras mientras se adentra al desierto, siguiendo una fila de camionetas. Uno siente el corazón en la boca y la adrenalina sube y sube. Pero los decibeles bajan cuando se hace la parada obligatoria para disfrutar del paisaje rojo que regala este maravilloso lugar.

PUBLICIDAD

Luego del intenso recorrido en Lehbab, la comitiva llega al campamento Al Khayma, en el que hay varias actividades para realizar, como un paseo en camello. Por supuesto, vale la pena hacer la fila, esperar el turno para montar el camello y dar una vuelta.

En el campamento hay que olvidarse del zapato; es mejor pisar la arena sedosa, fría y agradable que sale fácilmente después. Se disfruta mejor, sin tener que preocuparse uno de que no entrara la arena al zapato.

En este apacible lugar, los turistas reciben la cena, con opciones variadas, incluso para vegetarianos. También se puede fumar una sisha, pintarse las manos con henna, contemplar halcones y vivir el show que ofrecen, como la danza del vientre. Así se corona una noche mágica en el desierto que uno querría volver a repetir.

PUBLICIDAD

maponte@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD