CITAS Y HECHOS

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/ZLV57LN7XFD2ZEBHE2FVZWTWFI.jpg

George Bernard Shaw (1856-1950) Escritor irlandés.

“Si has construido castillos en el aire, tu trabajo no se pierde; ahora coloca las bases debajo de ellos”.

William Shakespeare (1564-1616) Escritor británico.

PUBLICIDAD

“Un hombre que no se alimenta de sus sueños envejece pronto”.

Jean Paul Sartre Jean Paul Sartre

(1905-1980) Filósofo y escritor francés.

“Soñar, en teoría, es vivir un poco, pero vivir soñando es no existir”.

Ambrose Bierce Ambrose Bierce (1842-1914) Escritor estadounidense.

 “Si deseas que tus sueños se hagan realidad, ¡despierta!”.

Los candados del amor

¿Cuál es el origen de la costumbre de sellar el amor con la pareja candadeando la barandilla de un puente, para luego echar la llave al río que lo cruza? Esta enganchada costumbre se ha propagado calladita pero rápidamente, para sellar el amor de las parejas que los colocan ahí. Lo más común es escribir el nombre de las dos personas en el candado para testimoniar la pasión. Es algo que millones y millones de personas lo hacen casi cada día. Según algunos, esta moda de candadear el amor tuvo su origen en Roma y, concretamente, en el puente Milvio. Aquí, los enamorados solían poner sus candados en las farolas, tal y como aparecía en una novela que “disparó” esta fama imparable, titulada Tengo ganas de ti, del escritor Federico Moccia. En el libro conocemos la historia de sus personajes, quienes para dar muestra de su amor y sellar sus sentimientos ponen un candado en el “poste” del puente Milvio, para luego echar la llave al río.

Lo cierto es que la moda no deja de extenderse: el Ponte Vecchio de Florencia, el Pont des Arts de París, el puente Hohenzollern de Colonia, el Luzhkov de Moscú, el Mecsek de Pécs (Hungría) y tantos otros por todo el mundo, sobre todo en los países del este europeo, cuyas sociedades parecen dar menos vías a la expresión de sentimientos. El inicio de esta tradición, absolutamente popular y espontánea, podría estar en distintos viejos puentes de algunas ciudades, sobre todo europeas, en las que la presencia de candados es ya de años. En una época en la que todo es descartable, que se ponga de moda una tradición tan romántica e idealista como el amor eterno es todo un mérito.

(*) Fuentes: https://www.muyhistoria.es - https://supercurioso.com/ http://proverbia.net

mpalacios@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD