"En dos años pienso retirarme"

Rossana de los Ríos trata de recuperar su poder en el ranking. Así lo expresó en una exclusiva mantenida con ABC Revista, horas antes de partir nuevamente a Key Biscayne, Miami, donde reside junto a su esposo e hija, desde hace cuatro años.

Previo paso por la Embajada norteamericana, luego por el salón de belleza de la señora Kiki Silvero, Rossana llegó a la redacción acompañada de su madre, con un look informal, pantalones sueltos y remera holgada. Claro que para las tomas fotográficas vistió de punta en blanco. Un traje de dos piezas y una minifalda con tablas y chaqueta tipo safari, eligió para la sesión. Si bien el tiempo apremiaba para ella, ya que ese mismo día viajaba, Rossana demostró profesionalidad.

El pelo lo mantiene rubio aunque no tan platinado como la última vez que la entrevistamos. "Me quedo con este tono, me queda mejor y gusta más", nos dice mientras cambiaba de ropa. Su figura atlética y marcada dan prueba de que sigue entrenando full time.
-A nivel internacional, ¿qué pasa con Rossana?
-Estoy entrenando duro para el Roland Garros. Es mi meta volver a subir al podium. Si bien el 2003 no fue un año muy bueno por una lesión que sufrí, de los años anteriores no puedo quejarme. En el 2000 estuve 70 en el ranking, en el 2001 quedé entre las 50 mejores, en el 2002 me ubiqué entre las 60, luego bajé en rendimiento por una lesión que sufrí... y bueno, ahora de nuevo con todas las ganas para triunfar en el Roland Garros, que arranca el 31 de mayo en Paris.

-¿Sentís que todavía podés revertir tu carrera?
-Desde el momento en que decidí volver a la cancha, sentí que podía revertir mi carrera y creo que lo logré. El triunfo ante Mónica Seles y Amanda Coetzer, dos grandes figuras, dan prueba de ello.

-Si llegaras a ganar el Roland Garros, ¿a quién se lo dedicarías?
-A mi familia, claro, y a mi país.

-Tenis hasta cuándo.
-En dos años más, pienso retirarme.

-Y después qué.
-Gustavo (Neffa, su esposo) está con un proyecto de abrir una escuela de fútbol, en Estados Unidos, justamente para cuando me retire de las canchas. Estamos entusiasmados con la idea.

-¿Contentos con la vida que llevan en Miami?
-Estamos contentos. Cuando decidí retomar la raqueta nos pareció que vivir en Estados Unidos era lo mejor. No nos equivocamos, es mucho más fácil llegar a los torneos.

-Entonces, no estás arrepentida de haber dejado Paraguay.
-De Paraguay no me olvido ni trato de convertirme en una americana. Yo no perdí nunca mis raíces y a mi país siempre lo llevo conmigo.

-¿Tampoco te arrepentiste por haber dejado tu carrera, en su mejor momento, por amor a Gustavo?
-Gustavo es el amor de mi vida. Me trajo la luz y una hija preciosa, fruto de nuestro amor. El es la chispa de mi vida.

-Hablanos de Ana Paula...
-Ana Paula está con siete años, va a la escuela y juega maravillosamente al tenis. Se está perfilando como una campeona.

-¿Jugás a la muñeca con ella?
-A veces.

-¿No está en los planes aumentar la familia?
-Cuando me retire del tenis, será el momento de pensar en otro hijo. Por ahora las horas de entrenamiento me impiden pensar en esa posibilidad.

-¿Qué te hubiera gustado hacer y no tuviste la oportunidad de hacerlo?
-Estoy más que contenta con las oportunidades que tuve, contenta con los desafíos y con los logros.


Cruzar fronteras

Rossana dice que ganar premios ayuda a cruzar fronteras. Nada más cierto. Cuando ganó el Roland Garros Juvenil, en el año 1992, su nombre apareció en los medios del mundo entero y detrás de ella el nombre de Paraguay. Más aún fue noticia cuando a finales de ese mismo año se ubicó como la número uno Juvenil del Mundo. Recibió su premio justamente en Paris, en el 93. ¿Coincidencia o buen augurio? Pero esa vidriera en la que estuvo expuesta no la mareó, ni la marea ahora. "Las distinciones te brindan un espacio diferente y solo cuando no se tiene una personalidad sólida, la fama llega a confundir". Obviamente, no se trata de ella, su temperamento es fuerte. No le gustan las medias tintas. Es frontal. "No le doy vueltas a las cosas, cuando tengo que tomar una decisión la tomo y ya". En Miami su vida es apacible. La centra en su familia y los entrenamientos. "En mi vida diaria trato de aprovechar el tiempo libre al máximo para estar con Ana Paula y Gustavo".

-¿No salís mucho de compras?
-Me gustan las ropas y los zapatos, pero no soy una obsesiva con las compras.

-¿Una afición?
-Ir al cine con la familia.

-¿Todo te fue fácil?
-Profesionalmente y en lo personal, siento que soy muy afortunada.
PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD