Entérese

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/JTILBNKVSZHUXDPZXLO3XTDZY4.jpg

Los parientes de madame Lynch

Alguna vez habíamos mencionado que la tumba más antigua que se conserva en el cementerio de la Recoleta es la de Corina Adelaida Lynch, hija de Francisco Solano López y Elisa Alicia Lynch. El segundo apellido de la señora Lynch era Schnock, y sus padres se llamaban Frederick Lynch y Corine Schnock, oriundos de la localidad irlandesa de Cork, donde los Lynch son algo así como los González de nuestro país.

Evidentemente que el nombre de Corina, puesto a la niña, fue una forma de recordar a la madre de Elisa. El segundo nombre, Adelaida, correspondía a una hermana de Corina, casada con el comodoro William Boyle Crooke.

PUBLICIDAD

Heroicas enfermeras

La historia rescata los nombres de sacrificadas enfermeras de la Guerra contra la Triple Alianza, como los de Francisca Acosta, Luisa Antúnez, Ventura Aquino, María Cardozo, Petrona Bolín de Colmán, Teresa Díaz. Algunas de estas actuaron en los hospitales de Asunción; otras, en los diferentes puntos por los que pasaba el ejército nacional.

En el cuartel general de Cerro León tuvieron destacada actuación enfermeras como Rufina Quintana, Francisca Ortiz, Ventura Aquino, Teresa Díaz, Manuela Enciso, Chofe Fernández, Leocadia Cáceres, María Cardozo, Ninfa Ortiz, Rosa Mareco, Cecilia Pavón, Ramona González, María José Delgado, Petrona Servín, Isabel Rodríguez, Estefanía Rolón, Dolores Garay, Magdalena Urán, De Jesús Cáceres, María Inés Godoy, Isabel González, Anastasia Sanabria, Anselma Sanabria, Trinidad Alcaraz, Jacinta Centurión, Del Pilar Marecos, Toribia Vallejos, Petrona Benítez, Pastora Alfonso, Lucía López, Ana Amarilla, Endoria Quintana, Genoveva Paredes, Felicia Filártiga, Gregoria Guerrero, Rosaura Coronel, Josefa Alón, Dolores Lombardo, Tránsita Ferreira, Dominga Encina. Esta es una somera lista, pero que pinta a las mujeres paraguayas como fieras heridas defendiendo su país.

El primer partido político

El 26 de junio de 1869, alrededor de 60 personas fundaron el que fue el primer partido político de nuestro país: el Club del Pueblo, que tuvo destacado protagonismo en las actividades políticas de articulación del Gobierno de la época.

La comisión directiva de este partido político estuvo integrado por Ignacio Sosa, presidente; José María Mazó, vicepresidente; José Segundo Decoud, secretario; Rufino Taboada, Juan Bautista Careaga, Manuel Valle, Eustaquio Aranda y Ezequiel Román, vocales.

Además de los nombrados, integraron este partido político ciudadanos como José Gregorio Ayala, Esteban Ramírez, Ángel Decoud, Agustín Samaniego, Fernando Acosta, Ramón Ortiz, Benjamín Fernández, Juan Ortellado, Jaime Sosa, Romualdo Navesco y Pedro Ferriol.

También integraron Adolfo Decoud, Juan G. González, Dolores Maidana, Antonio Taboada, Zacarías Recalde, Marcelino Candia, Gregorio Ocampo, Eulogio González, Zacarías Samaniego, Martín Ferreira, Melitón Díaz, Agustín Zalazar, Miguel Acosta, Pablo Giménez, José Melgarejo, Modesto Benítez y Antonio Decoud.

La lista sigue con los nombres de Pedro Molinas, Benigno González, José Centurión, José Hilario Cruz, José Gavilán, José María Monillas, Marcelo Jaxias, Blas Quiñónez, Pedro Ibarrola, Donato Romanes, Justo Cañete, Mateo Collar, Pedro Decoud, Policarpo Cahal, Tomás Ramón Vera, Carmen Hermosilla, Guillermo Benegas, entre otros.

Un alemán en Encarnación

Don Carlos María Reverchon fue un inmigrante nacido en Trier, Alemania, en 1865. Su familia era oriunda de Francia, pero emigró a Alemania siglos antes y se dedicó a la producción de vino.

Carlos María Reverchon vino a América y se instaló en Encarnación, en 1880. Fue fundador, con don Guillermo Closs, de la colonia Hohenau, donde se instaló.

Posteriormente vendió su parte y se radicó nuevamente en la capital itapuense, donde se casó con la inmigrante alemana Ana Gutman. Regresó a Alemania, retiró su herencia y retornó al Paraguay, para dedicarse al comercio.

Tuvo una numerosa familia y fue designado intendente municipal de la ciudad de Encarnación. Durante su gestión mandó instalar el primer sistema de iluminación pública a querosén. Con otros compatriotas suyos, fundó la escuela Alemana.

Falleció durante el huracán del 20 de setiembre de 1926. Un nieto suyo, Ramón Enrique Reverchon, abogado y catedrático, fue senador de la nación.

surucua@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD