Buenas prácticas frente al cambio climático

Es abundante la bibliografía sobre el cambio climático y sus efectos, sobre todo la disponible en línea y a la que los usuarios pueden acceder para informarse, compartir, fortalecer trabajos locales de investigación y extensión acerca de tan delicado fenómeno.

El riego por goteo además de traer beneficios para el productor, ahorra  agua.
El riego por goteo además de traer beneficios para el productor, ahorra agua.ABC Rural

Lo cierto es que el agravamiento de los efectos del cambio climático –con el incremento de la concentración de gases de efecto invernadero (GEI), como el anhídrido carbónico, metano, fluorados, y estimaciones de aumentos de la temperatura media de la Tierra– tiene al hombre como el principal promotor a través de la quema de combustibles fósiles, la deforestación irresponsable –los árboles y, sobre todo, los nativos son los principales sumideros naturales del planeta, vitales para el ciclo de carbono–, las actividades industriales que contaminan con desechos de todo tipo el aire y agua, además de la agricultura y ganadería intensiva.

ROL PROACTIVO DEL HOMBRE

A la vez, es el hombre el agente capaz de contrarrestar sus efectos perjudiciales, a través de políticas globales y locales que los países ya han acordado en diversas reuniones y grupos de trabajo. La vigencia de los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) es un claro ejemplo de ello y de la responsabilidad de cada país de contribuir a su logro, ayudar a la sostenibilidad del planeta; trabajar para lograr condiciones más dignas de vida para el hombre, respetando los ecosistemas y la biodiversidad, y preservando los bosques nativos, especies silvestres de flora y fauna, además del suelo, agua y aire. No obstante, existen medidas y acciones que están al alcance de las empresas y organizaciones, también al nuestro y que sumadas ayudan a mitigar los efectos del cambio climático

PUBLICIDAD

ENFOQUES SUSTENTABLES DE PRODUCCIÓN

Básicamente –y para reiterar una vez más–, existe coincidencia en que la producción agropecuaria puede ser intensiva y, con ayuda de la tecnología y biotecnología actual, posicionar mejor al país, pero es conveniente adoptar aquellas políticas económicas y sociales que ayuden al uso responsable y planificado de los recursos naturales. Las prácticas agroforestales, los sistemas de cría al aire libre o semiestabulamiento de animales, el laboreo mínimo o cero del suelo, la agroecología, las buenas prácticas agrícolas, entre otros, apuntan a estos enfoques y ayudan a mitigar los efectos del cambio climático.

EFICIENCIA ENERGÉTICA

Entre las acciones que reducen las emisiones energéticas pueden citarse: tener los distintos aparatos, dispositivos y maquinarias apagados cuando no se utilicen, siempre y cuando las características técnicas de los mismos lo permitan. Los equipos electrónicos deben desconectarse si no se usan, pues siguen consumiendo en standby. Por ejemplo, al apagar el televisor con el control, el aparato sigue gastando hasta un 15 % de la electricidad que consumía al estar encendido. En componentes informáticos y receptores de wifi, el consumo de energía es todavía mayor, ya que gastan la misma electricidad cuando están inactivos que cuando se utilizan. Es importante hacer un uso racional de la iluminación artificial, buscando aprovechar mejor la luz natural y usando focos de mejor eficiencia energética; apagar o minimizar los sistemas de calefacción o aire acondicionado en las salas no ocupadas, por ejemplo, salón de reuniones vacíos o fuera del horario de trabajo, además de realizar limpieza y mantenimiento adecuados de los equipos.

DESPLAZAMIENTOS Y TRANSPORTES EFICIENTES

En este aspecto, lo importante es disminuir los desplazamientos que se realizan y hacerlos con medios que generen menos emisiones. La descentralización de ministerios y oficinas es una buena medida para dar respuesta a esta buena práctica contra el cambio climático. Además, si fuere posible, hay que utilizar una bicicleta, transporte público en lugar del vehículo o autos compartidos. Emplear las nuevas tecnologías disponibles para evitar el traslado de personal, como ser el teléfono celular, correo electrónico, tele y videoconferencias.

USO EFICIENTE DE LOS RECURSOS NATURALES

Primero, hay que considerar las actividades que disminuyan el consumo de papel. Esto porque para su obtención se emplean árboles y bien se sabe que la deforestación es la segunda causa responsable de emisiones de GEI. Hoy es posible reducir la utilización de papel, trabajando en soporte informático, utilizando de ser necesario papel reciclado, imprimiendo a doble cara y reciclando el papel las veces que sea factible. En cuanto al consumo del agua se reitera la importancia de su uso responsable, racional y planificado. A nivel de fincas agrícolas, el uso de los sistemas de riego por goteo ha mostrado excelentes resultados productivos y de ahorro del vital líquido, además de tiempo del agricultor. La recolección de agua de lluvia también ayuda en este sentido; incluso, para lavar veredas, vehículos y otros. La plantación de árboles sobre todo nativos en espacios urbanos y a orillas de cursos hídricos también mitiga los efectos del cambio climático y preserva el entorno

(*) Especialista en Comunicación Rural.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD