Deseleración y contrabando afectaron desempeño de las industrias

Para el cierre de este 2019, se proyecta una retracción en el desempeño del sector industrial manufacturero en alrededor del 0,5%, siendo uno de los rubros afectados por la desaceleración económica, según datos del Banco Central del Paraguay (BCP). Agentes del sector esperan repunte para el próximo año.

PARTICIPACIÓN PIB POR SECTORES
PARTICIPACIÓN PIB POR SECTORESArchivo, ABC Color

De acuerdo a los datos oficiales, en este 2019 el desempeño industrial mostraría una retracción de 0,5%, esto luego de seis años de sostenido crecimiento que venía exhibiendo el sector. Cabe mencionar que la industria manufacturera tiene una participación de alrededor del 20% en la generación del producto interno bruto (PIB) del país, mientras que el sector secundario en su conjunto, que incluye además a las construcciones, electricidad y agua, representan casi el 33,6% del PIB.

La falta de la circularización en la economía, el decrecimiento del consumo interno, así como el contrabando desde Argentina y un menor flujo de inversiones en obras fue el combo de factores que incidió en el fuerte retroceso que sufrieron las industrias nacionales este año, reflexionó Gustavo Volpe, titular de la Unión Industrial Paraguaya (UIP).

La falta de la circularización en la economía, el decrecimiento del consumo interno, así como el contrabando desde Argentina y un menor flujo de inversiones en obras fue el combo de factores que incidió en el fuerte retroceso que sufrieron las industrias nacionales este año, reflexionó Gustavo Volpe, titular de la Unión Industrial Paraguaya (UIP).

El empresario coincide con la estimación del BCP sobre una retracción en 0,5%, aunque tampoco descarta que la caída sea más grave, considerando que siguen dándose situaciones que ponen en riesgo el desempeño, como la actual crisis política que frena las actividades y las inversiones. También se suma la incertidumbre política en Argentina que incidió en una mayor caída de la cotización del peso argentino.

No obstante, Volpe estima que para los siguientes años podría verse una reactivación en el desempeño de las industrias, por efecto de un mayor avance de las obras públicas. De hecho en el último mes de agosto ya se pudieron observar repuntes en algunos sectores ligados a la construcción sobre todo, según detalló.

El industrial sostiene que mantienen la esperanza de un recupero de la actividad económica para el próximo año, lo que también va beneficiar a las industrias. Al mejorar la economía, eso nos conviene a todos”, afirmó.

Por su parte, Eduardo Felipo, también directivo de la UIP mencionó que hay industrias qué están trabajando bien, como las que producen productos de consumo masivo. Si bien están con menor producción en cantidad, trabajan con todo su personal. No obstante reconoció que hay otras, como la gama de confecciones, calzados, qué están trabajando al 50% y las de exportación, que siguen trabajando igual pero preocupadas por si les pueda caer el mercado.

Para fin de año estima que el consumo va repuntar un poco, aunque no será igual que en otros años. Pero se tiene expectativa de que la actividad vaya a mejorar un poco, ya que hay Mypymes que están trabajando bien.

“Llegando al primer trimestre del año que viene van a mejorar bastante las cosas”, mencionó esperanzado Felippo.

Cabe señalar que para este año, la estimación oficial es de un crecimiento de 1,5% del producto interno bruto (PIB), aunque algunas consultoras privadas ya adelantaron que podríamos cerrar en un número más cercano a cero o en retracción, esto considerando que en el primer semestre la actividad económica ya cayó en 2,8%.

En cuanto a la evolución de la mano de obra en el sector industrial, la Encuesta Continua de Empleo, de la Dirección General de Estadística, Encuestas y Censos (DGEEC), que toma los valores de Asunción y áreas urbanas del Departamento Central, representa cerca del 40% de la Población Económicamente Activa nacional. Pese a un menor desempeño que se registró este año, el sector industrial sigue siendo uno de los más activos en la generación de empleos en el país.

A nivel país, las industrias dan empleo a más de 167.000 paraguayos, en cerca de 300 unidades empresariales dedicadas a los distintos segmentos.

Con la consolidación del rubro de maquila, solo en los últimos cuatro años se abrieron casi un centenar de empresas en dicho segmento, propiciando la creación de más de 10.000 nuevos empleos, según datos del Ministerio de Industria y Comercio (MIC).

Maquila

En materia de exportaciones de industrias que operan bajo el Régimen de Maquila, ellas acumulan al mes de julio US$ 427 millones, 8% más que el registrado en el mismo periodo de 2018. En julio de 2018, hubo una reducción del 0,7% en los envíos con respecto a julio del año anterior, esto por impacto de la fuerte devaluación del real.

Cabe señalar que Brasil es el principal destino de nuestras exportaciones bajo este Régimen, con el 79,3% de participación acumulada. Al mes de julio, 29 países constituyen los destinos totales de nuestras exportaciones de productos de maquila.

La maquila representa el 56,7% del total de exportaciones de manufactura de origen industrial. Entre los principales productos exportados bajo este régimen se encuentran los hilos y cables (autopartes), textiles y plásticos.

El MIC asegura, igualmente, que durante el período se han instalado alrededor de 194 industrias maquiladoras, que además generaron en este sector un total de 17.604 nuevos empleos.

Incentivos

Nuestro país se ha destacado a lo largo de estos años por sus ventajas comparativas para la apertura de industrias, como la escala del régimen impositivo 10/10/10 para impuesto al valor agregado (IVA), impuesto a la renta comercial (IRC) e impuesto a la renta personal (IRP), muy por debajo al régimen de los vecinos. También hay arancel cero por importación de bienes de capital como maquinaria y equipos, dentro y fuera del país, entre otros beneficios atribuidos en la Ley Nº 60/90.

La percepción de una estabilidad económica, baja inflación (4%), Ley de Responsabilidad Fiscal (LRF), normativa que aprueba la asociación público-privada, entre otras legislaciones que garantizan la inversión privada, hacen propicio el ambiente para el crecimiento sólido de las industrias en el país, que ya están dando la vuelta la página de este año, de una retracción excepcional, para proyectarse al crecimiento del próximo 2020.

abernal@abc.com.py