Crisis del transporte terrestre de pasajeros del interior e internacional

El transporte es el movimiento de personas y bienes a lo largo de un espacio físico determinado. Se realiza por vía terrestre, aérea, fluvial, marítima o una combinación de estas.

Ómnibus que realizan viajes de corta, media y larga distancias están paralizados desde marzo hasta la fecha. Uno de los sectores más afectados por la pandemia del nuevo coronavirus.
Ómnibus que realizan viajes de corta, media y larga distancias están paralizados desde marzo hasta la fecha. Uno de los sectores más afectados por la pandemia del nuevo coronavirus.Archivo, ABC Color

En ese contexto se encuentra la economía del transporte, que se refiere a una de las ramas de la teoría económica encargada de analizar el conjunto de elementos y principios del transporte de personas y bienes. A través de esta disciplina se pueden realizar estudios diversos enfocados en el sector.

La alta dependencia de movilidad de personas y mercancías que tiene la sociedad explica la importancia del transporte en la economía. Por un lado, las personas demandan transporte para movilizarse de sus hogares al trabajo, a espacios de ocio o simplemente, a visitar a familiares y amigos. Por otro lado, las empresas demandan movilidad para enviar o recibir insumos para la producción como así también bienes intermedios y finales.

A la hora de entender la demanda por transporte y aunque la misma tiene muchos factores que inciden en ella como el tiempo, las tarifas y las preferencias de los consumidores, el transporte no se demanda como actividad principal, sino que como un instrumento para satisfacer alguna otra necesidad o actividad.

Los efectos de la pandemia en el transporte se han visto a nivel mundial y América Latina y el Caribe no estuvo ajena ante este nuevo escenario.

PUBLICIDAD

Justamente, los principales focos de contagio del covid-19 se dan en las grandes ciudades donde habita el 80% de la población de América Latina. A su vez, aproximadamente el 70% de los viajes en las ciudades de la región se dan por vía de transporte público o colectivo (buses, subtes y trenes) de acuerdo a un estudio del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF).

Durante este tiempo de pandemia, el tránsito de personas, medida por el número de pasajeros, cayó en un 80% o incluso más en ciudades como Buenos Aires, Montevideo y Bogotá. En algunos países incluso se establecieron límites entre el 50% y el 35% de ocupación del transporte público de pasajeros, llegando inclusive a la suspensión del transporte al interior e internacional. A raíz de esta situación, las empresas del sector tuvieron que reducir la frecuencia de sus unidades en circulación, generando costos elevados que no compensan con los ingresos percibidos, así como la suspensión de los servicios, sin generar ingresos y absorbiendo los costos fijos.

De esta manera, el sector de transporte de pasajeros nacional, de corta, mediana y larga distancias e internacional, actualmente obtiene pérdidas a raíz de la baja demanda por restricciones de movilidad, generando una pérdida por ineficiencia a causa de la menor cantidad de frecuencias y la baja ocupación de cada viaje.

Además, se genera una pérdida por ociosidad, ya que gran parte de la flota de buses se encuentra parada sin la posibilidad de operar, convirtiéndose en una carga importante para las empresas.

PUBLICIDAD

Ante esto, se presenta una situación atípica en que tanto las características de la demanda (incertidumbre temporal, crisis económica de usuarios y fobia social) como las de la intangibilidad de la producción de servicios de transporte (imposibilidad de almacenamiento) condicionan fuertemente la estructura de costos fijos de las empresas de traslados.

En Paraguay, el transporte terrestre de personas de corta (0 a 100 kilómetros), mediana (101 a 200 kilómetros) y larga (de 201 kilómetros en adelante) fue uno de los más afectados como consecuencia de las restricciones de movilidad establecidas para reducir el contagio del coronavirus.

En esta edición, la consultora MF Economía describe y analiza el impacto en Paraguay del rubro del transporte terrestre de pasajeros del interior e internacional. Además, presenta la perspectiva para el sector como pieza clave en el proceso de reactivación económica.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD