El gasto operativo en el seguro

Habíamos señalado en artículos anteriores la función del seguro en la asunción del riesgo cedido por el asegurado. Este último decide transferir las consecuencias económicas que pudieran generar los siniestros y afectar su patrimonio. Para ello abona una “prima”, técnicamente conformada que constituye su contribución a la masa de asegurados para que el asegurador pueda hacer frente a las eventualidades siniestrales.

El gasto operativo en el seguro
El gasto operativo en el seguroGENTILEZA

El asegurador toma esa prima que deviene de la construcción de la tarifa sobre la base de la “siniestralidad”, como factor principal, jugando en cierta medida con las probabilidades y la llamada “ley de los grandes números”, todo lo cual hace posible asumir enormes cantidades de riesgos sin afectar su patrimonio y solvencia.

Dentro de esa tarifa se encuentra también un factor no menos importante que el asegurador necesita para poder “administrar” esa asunción de los riesgos cedidos y que se denominan gastos operativos o gastos operacionales o gastos de explotación.

Este importante componente del gasto o del egreso en términos económicos es fundamental en cualquier empresa u organización y más aún en una empresa de seguros que maneja un factor variable, condicionante y aleatorio como lo es la siniestralidad y que en términos cuantitativos es difícil, si no imposible, su cuantificación tanto en frecuencia (cantidad de eventos) como en intensidad (magnitud) en un periodo de tiempo determinado.

¿Pero como influye la siniestralidad en el gasto operativo? Sencillamente, a mayor prima, mayor será la siniestralidad y a su vez, mayor será el costo operativo y los recursos necesarios para controlarlo y administrarlo. Los gastos operativos comprenden generalmente los gastos que hacen funcionar la empresa, la inversión en recursos humanos necesarios, los servicios, alquileres, agencias y sucursales, marketing y comunicaciones, etc., es decir, todo lo cual hace posible mantener una estructura y logística adecuada para el cumplimiento de sus fines.

La lógica administrativa con respecto a estos costos es encontrar el punto de equilibrio, que permita asegurar un funcionamiento optimizado, pero que a la vez permita contar con un margen de beneficio económico atractivo. También un equilibrio entre el ahorro en los gastos operativos y las inversiones para lograr así un crecimiento. Ahora bien, esta dinámica “reducción de gasto” versus “mayor beneficio empresarial” debe estar siempre en el análisis estratégico de la empresa de tal manera que dicha reducción tampoco afecte la capacidad de producción de la empresa o su eficiencia en la prestación del servicio.

El mercado asegurador maneja un promedio del 25% de incidencia sobre la prima generada (devengada) que como vemos en el gráfico de abajo, ha ido manteniéndose casi de manera constante en los últimos cuatro años aún con el impacto directo de la pandemia.

Así, a través de los gastos operativos el mercado asegurador es un contribuyente importante en toda la cadena de suministros, cuyo aporte como gasto operacional de casi US$ 100 millones al año, “permea” en el comercio y en los servicios del país pero principalmente en fuentes de trabajo con la contratación y formación de recursos humanos que constituye su capital más importante.

(*) Abogado.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.