Economía del clima: Ante desafío de buscar planes de contingencia y calidad de las infraestructuras

El temporal que azotó a distintas regiones de nuestro país la semana pasada dejó a su paso un sinfín de destrozos, afectando de forma directa e indirecta a un porcentaje importante del engranaje productivo del país, es decir, a los sectores social, económico y financiero. Por ello, la situación obliga a realizar una serie de reflexiones que van desde los problemas de infraestructura existentes en el país, hasta los planes de contingencias ausentes y tan necesarios para implementarlos en condiciones que escapan de la intervención humana.

La calidad y diversidad de la infraestructura juegan un rol clave entre otras capacidades que tiene un país para afrontar los estragos que pudieran ocasionar fenómenos climáticos. En el caso de Paraguay se aprecia aún un serio déficit en el conjunto de infraestructuras necesarias para generar un mayor crecimiento económico y para disminuir el impacto de la variabilidad climática.

Al respecto, un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) revela que Argentina presenta un rezago en las clasificaciones globales de competitividad de infraestructura.

En el Ranking Latinoamericano de Infraestructura 4.0 del Foro Económico Mundial 2018-2019, Argentina ocupa el 68º lugar entre un grupo de 137 países en materia de calidad de la infraestructura. La inversión en este rubro representa el 2,5% del Producto Interno Bruto (PIB) y la calidad del stock de infraestructura es inferior a la esperada, teniendo en cuenta el nivel de desarrollo del país.

PUBLICIDAD

Brasil, por su parte, se ubica en el puesto 81, con una inversión en infraestructura de aproximadamente 1,5% del PIB.

Según el Foro Económico Mundial, Brasil requiere un nivel de inversión en infraestructura del 3,2% del PIB a lo largo del período 2019-2024 para satisfacer las necesidades de desarrollo del país.

Y Paraguay se encuentra muy por debajo de los mencionados países, a pesar de destinar más recursos, y se ubica en las últimas posiciones a nivel global en términos de la calidad de carreteras, puertos y aeropuertos. Al respecto, ocupa el puesto 101 con un nivel de inversión de alrededor de 4% del PIB.

PUBLICIDAD

Cifras lapidarias

Los números son elocuentes y revelan la urgente necesidad de diseñar planes estratégicos para el mejoramiento de la infraestructura en el país. El costo para la nación termina siendo superior a lo que demandaría una inversión en levantar la calidad de infraestructura con directo beneficio en el desarrollo y expansión del país. Lamentablemente, la respuesta del Estado y autoridades gubernamentales y municipales siguen siendo el desperdicio de los escasos recursos públicos en contratación de funcionarios, cuando se precisan de inversiones que pueden salvar todo un departamento.

El llamado es imperativo, urge iniciar un proceso de desarrollo organizado de toda la infraestructura existente en Paraguay. Únicamente de esa manera, el país podrá enfrentar y mitigar las consecuencias de temporales como los acaecidos recientemente.

En esta edición, MF Economía analizará estos y otros aspectos vinculados a la economía del clima, aquella que en Paraguay se ha convertido en un factor determinante para el menor o mayor crecimiento económico de un ejercicio.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD