Fútbol: importante jugador dentro de la economía mundial

Una actividad deportiva no se limita a la persona que la practica. Delante, a los costados y detrás de ella, de forma directa e indirecta, se mueve una industria sin fin, creada bajo la misma premisa: ampliar los negocios.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/7YGNEMQYJRAJDP2DUDJH64JXFM.jpg

Y en este contexto, el fútbol se erige, no en vano, como el deporte “rey” o “pasión de multitudes”, moviendo toda la industria empresarial y colocándola como la 12ª economía del mundo. Solo 30 países tienen un producto interno bruto (PIB) equiparable al valor generado por el fútbol.

Utilizando el esquema propuesto por el sociólogo alemán Klaus Heinemann, de la Universidad de Hamburgo, los efectos económicos de los deportes se van volviendo más trascendentales, tanto desde la perspectiva macroeconómica como desde la microeconomía.

Por el lado de la oferta, son muchos los actores que intervienen, como los clubes y federaciones, pero principalmente el sector empresarial vinculado a la producción de artículos deportivos, alimentación, turismo, medios de comunicación, publicidad, consultorías, casas de apuestas y otros. Todo esto responde a la demanda y genera interminables nuevas necesidades para el aficionado/consumidor.

PUBLICIDAD

En el año 2006, la Federación Internacional de Fútbol Asociados (FIFA) daba a conocer que el mundo del fútbol representaba la quinta mayor población del planeta con 240 millones de jugadores en los 1,5 millones de equipos afiliados por vía directa o indirecta a la organización.

En el 2010, con un PIB cercano a los US$ 500.000 millones, el fútbol representaba la economía número 24 del mundo, similar al PIB de Bélgica y Noruega.

En el mismo contexto, pero según el último estudio realizado por la empresa internacional Euromericas Sport Marketing, el fútbol a nivel mundial mueve US$ 700.000 millones anuales, distribuidos entre 330 millones de jugadores pertenecientes a 2,3 millones de equipos.

Para dimensionar el peso que tiene el fútbol, solo es necesario remitirse a los números de los dos últimos mundiales. El mundial de fútbol de Sudáfrica 2010, según los medios internacionales, movió US$ 1.400 millones para la construcción y remodelación de 10 estadios, siendo el presupuesto asignado de US$ 475 millones, con un superávit de US$ 66 millones.

La FIFA canalizó US$ 420 millones en concepto de premios que fueron distribuidos entre todos los equipos. Además, US$ 1.000.000 a cada una de las asociaciones participantes por preparar los equipos y US$ 40 millones entre los clubes cuyos jugadores estuvieron entre las selecciones en competencia por su contribución al espectáculo. En tanto que la Copa Mundial de Brasil 2014 dejó a la economía de ese país alrededor de US$ 63.000 millones en el período 2010-2014. De este monto, US$ 50.000 millones fueron por el aumento de la producción nacional de bienes y servicios y US$ 2.000 millones en los gastos derivados del turismo.

Y estos números muestran que el conocido como “deporte rey”, el fútbol, se ha venido convirtiendo en un agente que está empujando muy fuertemente la economía en todo el mundo. La perspectiva en este sentido se va afianzando para los próximos años. 

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD