Incertidumbre, esperanzas y expectativas diversas sobre el nuevo Presidente de EE.UU.

La victoria inesperada de Donald Trump fue recibida con temor primero y luego con escepticismo por los agentes políticos y económicos del mundo entero. Mientras las principales bolsas del mundo se mostraban inestables y con alta sensibilidad desde el inicio del cómputo de los votos, el triunfo de Trump fue tomado con preocupación primero y luego por una cauta aceptación de los líderes mundiales, especialmente los presidentes europeos. La campaña y el discurso político de Trump, además de agresiva y radical, rompió el molde tradicional de relacionamiento de ideas y de las propuestas.

Varios analistas sostienen, sin embargo, que el presidente electo Donald Trump tendría una gestión menos radical, especialmente en aquellos temas de gran complejidad y efectos, como es el caso de la inmigración, donde resultaría muy difícil y costoso, inclusive en términos políticos, deportar a millones de personas, principalmente latinos. Una vez finalizada la campaña resta observar cómo y con qué intensidad se implementarán las promesas electorales, sobre todo aquellas más discutidas, como la cuestión migratoria.

Habrá que ver si logra expulsar a los inmigrantes y las consecuencias de estas decisiones. En el mismo orden de cosas, Trump ha anunciado la eliminación de las condiciones que permitieron el surgimiento de las denominadas “Ciudades Santuarios”, es decir de aquellas ciudades americanas que han establecido políticas más amigables con los inmigrantes e indocumentados.

En el contexto internacional, la futura política de defensa de Trump se orientaría a una disminución en los gastos de seguridad, especialmente fuera del territorio americano, reduciendo la ayuda a varios países que, de ahora en más deberán incrementar sus respectivos gastos de defensa. Con el mensaje de “Europa ya es grande y puede cuidarse sola”, Trump sintetizó, al menos en parte, su línea en términos de seguridad y lucha contra el terrorismo.

PUBLICIDAD

Otra propuesta que puede denominarse como políticamente incorrecta es el anuncio de la reducción del apoyo financiero a las Naciones Unidas en cuestiones ambientales, especialmente sobre el calentamiento global.

Al mismo tiempo ha anunciado inversiones en infraestructura y sistemas hídricos. Las propuestas de revitalizar la explotación de carbón y construir un oleoducto desde el golfo de México a Canadá, es un indicador de la orientación de revitalización de la economía nacional que plantea el nuevo Presidente americano.

Explotación del petróleo y del gas

PUBLICIDAD

De igual forma se plantean intensificar las explotaciones de los recursos fósiles, especialmente el petróleo además del carbón, por lo que se podría esperar una mayor producción de petróleo, sobre todo del bituminoso (shale) y del gas, que terminarán por presionar la cotización internacional del crudo a la baja. Estas serán las principales herramientas para hacer crecer la economía y generar empleo.

Al parecer la orientación de las políticas principales de Trump se restringirá al interior de Estados Unidos por lo que se espera un impacto moderado en América Latina.

Se deben aguardar las primeras medidas políticas y económicas para comprender y estimar cómo impactarán las decisiones del gobierno de Trump en la región y en Paraguay. Una cosa es segura, cada una de las medidas adoptadas, inclusive aquellas que no son directamente económicas pero de alto impacto político, terminarán por afectar, al menos indirectamente a la economía mundial, regional y a Paraguay, aunque se estima que los impactos, tanto los directos como los indirectos, no sean significativos.

Primeras señales y mensajes al mundo en los próximos 10 primeros días

Tradicionalmente se estima que los nuevos gobiernos disponen de un mayor margen de maniobra en el primer periodo, calculados en torno a los primeros cien días.

Sin embargo, los agentes económicos están esperando las primeras señales sobre la conformación del gabinete de gobierno y principales colaboradores del Presidente electo, especialmente en las áreas más sensibles como las de economía, defensa y relaciones internacionales.

La primera semana y media será clave, pues deberá nombrar al encargado de la Reserva Federal, del Tesoro y del Departamento de Estado. Varios nombres comienzan a ser barajados para el recambio en el organigrama del Estado. Algunas personalidades provienen del sector inmobiliario, de los bienes raíces y del mundo financiero, por lo que el simple nombramiento en los lugares clave se convertirá en un poderoso indicador de los orientaciones que tendrán las diferentes políticas públicas.

Por de pronto, México aparece como la economía más expuesta a las modificaciones de las estructuras tradicionales y los intercambios con Estados Unidos.

Además de la idea de la construcción de un muro fronterizo entre ambos países, la renegociación del Tratado de libre comercio podría afectar al comercio binacional y afectar también el flujo de inversiones estadounidenses hacia México.

En el plano fiscal, la propuesta de Trump plantea reducir los impuestos a la clase media y a las corporaciones, al igual que disminuir la presión impositiva a los estratos de menores ingresos, eliminar las deducciones no justificadas y elevar los impuestos a los de mayores ingresos. Para algunos analistas estas iniciativas parecen deseables y atractivas, pero no son suficientemente viables económicamente, ya que la reducción de impuestos no encuentra compensación en las fuentes de ingresos, lo que terminaría por agravar el déficit fiscal que se pretende contener y eliminar.

Intercambios entre Paraguay y Estados Unidos

Los intercambios directos entre las economía de Paraguay y Estados Unidos son inferiores a los que nuestro país mantiene con otros mercados.

Las exportaciones paraguayas a Estados Unidos han experimentado un crecimiento excepcional a principios de la presente década, pasando de solo dos millones de dólares en 2011 a más de cien millones en 2014 y estabilizarse. Los productos más exportados son el azúcar orgánico, la chía, el oro y productos alimenticios para perros.

En cuanto a las importaciones, los valores han oscilado entre los 660 y los 800 millones de dólares anuales. Los principales productos importados de Estados Unidos son los combustibles, las máquinas para procesamiento de datos, fertilizantes y automóviles. La balanza comercial de Paraguay con este país es sumamente deficitaria, es decir que se importan productos por un valor muy superior a los que se exportan.

Al analizar los flujos de inversiones de entrada y salida con Estados Unidos se aprecia un saldo neto positivo en el periodo 2010-2015, aunque con cifras menores en los últimos años. En el 2010 el saldo neto positivo fue de más de 330 millones de dólares, reduciéndose sostenidamente en los últimos años hasta caer a valores negativos en 2013, para recuperarse lentamente y situarse en torno a los 100 millones de dólares en 2015, según datos del Banco Central del Paraguay (BCP).

Para finalizar, las decisiones políticas y económicas de Trump tienen el poder suficiente para impactar, con diferentes intensidades, en la vida no solo de los norteamericanos, sino de varias regiones del globo.

Paraguay, desde su presencia más vigorosa en los mercados mundiales de bienes y en el financiero, no está exento de experimentar modificaciones sensibles en su economía.

* La incertidumbre se instala en torno a la economía, en que los agentes se cuestionan si el Presidente electo dará lugar a una nueva economía o, por el contrario, las promesas electorales correspondientes al campo económico, que son de difícil y compleja aplicación, serán reformuladas y volverán a ser menos ortodoxas.

* La futura política de defensa de Trump se orientaría a una disminución en los gastos de seguridad, especialmente fuera del territorio americano, reduciendo la ayuda a varios países que, de ahora en más deberán incrementar sus respectivos gastos de defensa.

* La orientación de las acciones principales del nuevo gobierno se restringirá al interior de EE.UU. por lo que se espera un impacto moderado en América Latina. Se deben esperar las primeras medidas políticas y económicas para comprender y estimar cómo impactarán a nuestra región y al Paraguay.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD