Naturalmente, ka'a he'ê

El mercado mundial de los edulcorantes exige constante innovación frente a consumidores cada vez más preocupados por la salud. En ese escenario, el ka’a he’ê tiene enorme potencial.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/25RNXN7PARDRDLC3DKFGTTMRRU.jpg

Es un producto con diversas bondades para la calidad de vida, según fue comprobado científicamente en diversos estudios de universidades, alrededor del mundo. No es casualidad que las multinacionales más importantes estén desarrollando varios productos con el ka’a he’ê-stevia.

En Paraguay, los cultivos de este rubro totalizan actualmente unas 1.200 ha. “Hemos llegado a más de 2.000 ha, pero la sequía hizo que esa superficie disminuyera. No obstante, la evolución productiva está aumentando positivamente. Como país de origen no podemos quedarnos atrás, ya que otras naciones sudamericanas están cultivando ka’a he’ê”, afirma el Lic. Juan Barboza, presidente de la Capaste (Cámara Paraguaya de la Stevia).

Menciona que el potencial en los niveles nacional e internacional es enorme por la tendencia de consumo de alimentos saludables y naturales. “Por ser 100 % natural, no calórico, y por el alto porcentaje de personas aquejadas de trastornos en la presión arterial y de diabetes, el ka’a he’ê es muy solicitado, pues ayuda a controlar estas dos enfermedades, entre otras”, asegura.

PUBLICIDAD

Este rubro paraguayo tiene hoy como destino de exportación a varios países, pero principalmente a Japón, EE. UU., Francia y Brasil. “Su uso en el exterior se da principalmente para consumo alimenticio, pero también se puede utilizar el tallo como balanceado para animales o fertilizante”, destaca.

El titular de la Capaste reclama más apoyo gubernamental para el sector, de modo de impulsar el cultivo. Indica que todo lo conseguido hasta el momento, nacional e internacionalmente, es gracias al esfuerzo del ámbito privado.

La Cámara tiene la ambiciosa pero posible meta de llegar a 10.000 ha de cultivos y liderar en investigación, producción, industrialización, comercialización y exportación a nivel mundial.

Aunque hoy la Capaste nuclea a todos los productores, industriales, comercializadores y exportadores de stevia, Barboza resalta que uno de sus fines apunta al desarrollo social y económico de pequeños productores. “El ka’a he’ê puede ayudar a mejorar el nivel de vida de muchos agricultores y con ello potenciar a numerosas zonas rurales”, sostiene.

Semanas atrás, la Capaste comenzó una campaña de consumo integral del ka’a he’ê y del uso del sello gremial para proteger al consumidor y a la producción nacional.

La Capaste logró implementar la certificación y trazabilidad del ka’a he’ê-stevia para evitar engaños y adulteraciones en sus compuestos. Así, los productos que lleven el sello de certificación brindarán al consumidor la seguridad de que el producto es 100 % ka’a he’ê-stevia, de procedencia 100 % paraguaya.

nperez@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD