A 12 años del secuestro de María Edith de Debernardi

El sábado 16 de noviembre, hace dos días, se cumplieron 12 años del secuestro de la señora María Edith Bordón de Debernardi, que fue el primer plagio atribuido a la facción armada del Partido Patria Libre y que actualmente opera como Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP). Por el caso, hay seis condenados, cuatro prófugos y un solo abatido. El golpe fue uno de los más significativos, porque fue el comienzo de una era terrorista que sigue vigente hasta ahora y porque en aquel entonces nadie vaticinaría de lo que serían capaces estos criminales.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/PHZQH5PJVZBJLJ2JI3KVXCC6JY.jpg

María Edith Bordón de Debernardi, en aquel entonces de 41 años, fue secuestrada el viernes 16 de noviembre de 2001, a las 9:15, cuando iba a subir a su camioneta Jeep Grand Cherokee, con matrícula ABA 890, luego de hacer una caminata en el parque Ñu Guasu de Luque.

La mujer fue liberada con los ojos vendados, en la madrugada del martes 19 de febrero de 2002, sobre la avenida Denis Roa de Asunción, tras permanecer 64 días en cautiverio en una casa situada en la calle Mencia de Sanabria N° 313 casi Yataity Corá del barrio Palomar, que actualmente es una guardería.

El ingeniero Antonio Debernardi, esposo de la víctima, reveló que se pagaron US$ 1.000.000 por el rescate, en dos pagos efectuados el 14 y el 18 de enero de 2002, aunque la familia recuperó US$ 50.000 de la casa de Víctor Colmán y otros US$ 350.000 que devolvió el testigo Marcos Álvarez. Por la causa, hay seis condenados, cuatro prófugos y un abatido.

PUBLICIDAD

Los primeros condenados fueron José Tomás Rosa, a 8 años 6 meses; su esposa Nidia Grisel Espínola de Rosa, a 5 años, y De los Santos Saldívar, a 7 años.

Después fueron sentenciados, ya en carácter de autores materiales, Alcides Osmar Oviedo Brítez, Carmen María Villalba Ayala y Aldo Damián Meza Martínez, todos a 18 años.

En tanto que siguen prófugos y refugiados en Brasil Juan Francisco Arrom Suhurt, Anuncio Martí Méndez y Víctor Antonio Colmán Ortega, cuya captura reclama desde hace años Paraguay.

Con relación al fugitivo Gilberto Chamil Setrini Cardozo, se habla de que este ya habría muerto, aunque nunca más se supo nada de él desde que dejó de operar con el grupo. 

El único involucrado en el hecho que ya falleció es Severiano Martínez, que después también integraría el comando que secuestró a Cecilia Mariana Cubas Gusinky, en el año 2004. Severiano fue abatido por la Policía en el 2010, en un enfrentamiento en el Chaco.

Debido al sistema penal que regía en aquella época, las sentencias dictadas fueron inferiores a las que hoy se aplican, ya que el secuestro aún no era castigado con tanto rigor.

ileguizamon@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD