Coraje de joven brasiguayo provocó primer error del EPP

La instintiva reacción y el coraje de Rudi Paetzold Machado (19), además de frustrar su propio secuestro, provocaron el primer error histórico del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP). Los criminales, tal vez confiados en exceso, emboscaron al joven brasiguayo en un camino interno de su estancia de Yaguareté Forest, pero gracias a una decidida maniobra con su vehículo y a los disparos efectuados por su custodio, ambos lograron huir de los secuestradores en medio del fuego cruzado.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/CJNPBN55FJFVZAKSWONP5MSDHI.jpg

El establecimiento se halla ubicado cerca de la zona conocida como “Polaquiño” de la localidad de Yaguareté Forest, a 45 kilómetros del centro del distrito de Santa Rosa del Aguaray, en el departamento de San Pedro.

Posteriormente, se dirigieron hacia un retiro del establecimiento, a bordo de una camioneta Toyota Hilux blanca, con chapa BEG 075, que era manejada por el mismo Rudi y en el asiento trasero estaba su guardaespaldas.

Pero a 3.600 metros del casco central de la hacienda, en medio de un cañaveral y un pastizal, fueron alteados de frente por tres hombres vestidos con uniformes parapara’i y botas de lluvia, y que usaban pasamontañas.

Los extraños dispararon directamente con fusiles FAL contra las dos ruedas delanteras de la camioneta y luego balearon el capó, como para neutralizar el motor.

La maniobra salvadora

En una instintiva reacción, el joven retrocedió su vehículo y derribó unos postes, en una maniobra como para regresar hacia la estancia de su padre. Sin embargo, otros cuatro delincuentes ya los estaban esperando atrás y también abrieron fuego contra ellos.

En ese momento, el escolta Luis Alberto Esquibel Delgado también disparó contra los desconocidos con una pistola y logró despejar el camino para que Rudi se abriera paso hacia la estancia, en medio de la intensa balacera.

Aún con la camioneta seriamente dañada por los 37 balazos que acusó, ambos pudieron llegar hasta 200 metros antes de la estancia, donde fueron auxiliados por el capataz y los peones.

El joven brasiguayo resultó herido de refilón y fue derivado directamente en una avioneta a un nosocomio de Pedro Juan Caballero, donde quedó internado.

El viernes último, Rudi fue dado de alta y se trasladó con toda su familia hacia el Brasil.

Inédita falla

De los 37 golpes anteriores del grupo armado hoy autodenominado EPP, incluso desde su formación como célula del Partido Patria Libre, este fue el primer error histórico de los secuestradores.

Algunas de las “cualidades” del grupo, identificadas por la Policía, eran precisamente su precisión y sus certeras acciones, sin margen de error.
Es decir, siempre “aseguraron” su objetivo.

Sin embargo, gracias tal vez a un golpe de suerte o a una valiente acción, el joven Rudi Paetzold Machado pudo zafar de los subversivos y les condenó a su primera falla.

Para los investigadores, es categórico que fue obra del EPP, así como es obvio que fue un intento de secuestro.

Pero mientras la familia Paetzold hoy agradece a Dios que uno de sus miembros haya logrado frustrar su propio secuestro, varias otras familias enlutadas por las acciones cobardes del EPP siguen llorando a sus muertos.

Mientras el país está inmerso en un caos y sometido a la hegemonía de un grupo de delincuentes, el gobierno de Lugo sigue fallando a su pueblo, al que no le puede garantizar su seguridad.

En la misma zona

El Ejército del Pueblo Paraguayo reapareció con un nuevo golpe en la zona de Yaguareté Forest después de cuatro años, tres meses y 12 días. El 6 de febrero de 2008, alrededor de las 4:00, los criminales se enfrentaron a balazos con una dotación policial, encabezada por el fiscal Rogelio Ortúzar, que había arribado al lugar en la noche anterior.

Basados en una información de que en un campamento se encontraban ocultos Osvaldo Villalba, Manuel Cristaldo Mieres, Magna Meza y otros ocho integrantes de una columna armada, los agentes llegaron al área, aunque al acercarse, fueron repelidos a tiros.

En la refriega, el jefe de Policía de San Pedro, Crio. Princ. Dionisio Ginés, y un tirador de la FOPE, Joel Hugo Bracho Brizuela, fueron baleados. La situación obligó a la dotación a abandonar el lugar y evacuaron a los heridos.