Corte audita lento trámite del caso de extradición de Piloto

Marcelo Pinheiro Veiga se fue al Brasil, pero su paso por nuestro país dejó una joven muerta, autoridades policiales destituidas, un funcionario judicial suspendido, magistrados en la mira de la Justicia y varios policías investigados por la Fiscalía. En el ámbito judicial, sendas auditorías buscan aclarar dónde se “trancó” el caso.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/OIRLZZGUQ5CK7J2BRBGNMPEIQU.jpg

Tras la captura de Marcelo Pinheiro Veiga, alias Marcelo Piloto, el 13 de diciembre del año pasado en Cambyretá, Itapúa, se formaron tres procesos: uno por la extradición, a raíz de un pedido de la justicia brasileña, otro por producción de documentos no auténticos y un tercero por supuesto homicidio en Ciudad del Este.

El proceso por homicidio se finiquitó luego de que la fiscala Cynthia Leiva requiriera su sobreseimiento definitivo, no así el de producción de documentos no auténticos, cuya audiencia preliminar se truncó el 16 de noviembre pasado, ocasión en que el extranjero recusó al fiscal Enrique Díaz y a la jueza Claudia Scappini, ambos de Encarnación. Por razones de seguridad, la diligencia se realizó en la Agrupación Especializada.

Por otro lado, el proceso abierto a raíz del pedido de la justicia brasileña es actualmente objeto de auditoría debido a que su normal desarrollo ha sido truncado con motivo de una excesiva dilación en la tramitación de una cuestión accesoria.

PUBLICIDAD

Se trata de una reposición con apelación en subsidio contra una providencia del 15 de marzo del 2018, que de acuerdo al informe presentado por el actuario del Tribunal de Apelación, 3ª sala, Óscar García de Zúñiga, se dio de la siguiente manera: 

El 9 de abril pasado ingresa al despacho del Dr. José Waldir Servín, quien emite su voto el 19 del mismo mes, diez días después.

En ese mismo día el expediente fue remitido al despacho del doctor Cristóbal Sánchez, quien emite su voto al día siguiente. En la misma fecha, 20 de abril, el doctor Agustín Lovera Cañete recibe el expediente y emite su voto el 25 del mismo mes, es decir cinco días después.

Como resultado de estos votos se emite el AI N° 103, el 26 de abril del 2018, en decir, al día siguiente de que se agregara el tercer y último voto. A partir de ahí, el expediente fue derivado a secretaría, para las notificaciones correspondientes. El informe precisa que la resolución fue notificada al fiscal Manuel Doldán el 7 de mayo y a los defensores Jorge Prieto y Christian Colmán el 4 de junio.

Casi seis meses en el casillero

El 12 de junio el expediente fue puesto en el casillero, para su remisión al juzgado. Sin embargo, esto solo se dio el 10 de octubre, casi seis meses después. En el informe elevado a la Corte y que acompaña a este material, García de Zúñiga explica el motivo de la demora.

Trámite de extradición

El 27 de octubre pasado, la jueza Alicia Pedrozo ordenó la extradición de Piloto, fallo apelado por la defensa.

En esta oportunidad, el lunes 12 de noviembre el expediente fue remitido al despacho de Sánchez, quien emitió su voto tres días después. Lovera Cañete recibió el expediente el jueves 15 y emitió su voto el lunes 19, fecha en que también se expidió el camarista Servín. En aquel entonces, ya había estallado el escándalo por el asesinato de la joven Lilia en la celda de Piloto, razón por la cual la sentencia se dictó horas después.

Entrega diferida

La resolución de la jueza Alicia Pedrozo por la cual se ordena la extradición de Marcelo Pinheiro, confirmada por el Tribunal de Apelación, 3ª sala, el lunes último, tampoco tendría el efecto de la entrega inmediata del extranjero a las autoridades brasileñas. Ello es así porque la magistrada difirió la entrega a la conclusión de los dos procesos que soporta el traficante brasileño en nuestro país, y uno de ellos no ha concluido aún, que es el de producción de documentos no auténtico. En este caso, la audiencia preliminar fue suspendida a raíz de la recusación de Piloto a jueza y fiscal, cuestión actualmente en estudio. La parte del fallo que condiciona la extradición a la conclusión de los demás procesos abierto en nuestro país ha sido ratificada en mayoría con los votos de Cristóbal Sánchez y Agustín Lovera Cañete. El tercer integrante de la Cámara, José Waldir Servín, votó por la entrega inmediata.

Nadie quiere cargar con el fardo

La dilación en la tramitación del proceso a Marcelo Pinheiro Veiga es un pesado fardo que nadie quiere cargar.

El viernes último, la fiscala general del Estado Sandra Quiñónez señalaba en una conferencia de prensa que ya había advertido a la Corte Suprema de Justicia de la extradición de “Marcelo Piloto” y la responsabilizó de las demoras en los trámites.

Quiñónez destacó que tuvo que ocurrir un hecho grave como el caso de Lidia Meza, de 18 años -asesinada en la Agrupación Especializada- para que se debata sobre los procesos de extradición.

Ni bien se difundieron estas declaraciones, el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Dr. Raúl Torres Kirmser, negó haber sido “advertido” sobre el caso por Quiñónez y descartó cualquier responsabilidad en el caso, debido a que nunca llegó a la Corte.

A su vez, el camarista Cristóbal Sánchez cuestionó la inacción del Ministerio Público para urgir la remisión del expediente al juzgado, actitud que calificó de “llamativa”. El fiscal de asuntos internacionales Manuel Doldán dijo que cumplió su parte al contestar en tiempo.

Homicidio, tráfico, asaltos y rescate en frondoso historial

El expediente formado a partir del pedido de extradición del brasileño Marcelo Pinheiro Veiga, alias Marcelo Piloto, refiere que este tiene una condena de 26 años y 4 meses de prisión en el Brasil, de los cuales aún debe cumplir 15 años.

Es por un asalto a un transporte de caudales ocurrido en 1997 en Río de Janeiro, en el que un custodio murió baleado. Los asaltantes robaron 100.000 reales, unos 100.000 dólares en la época.

Pinheiro fue apresado en 1998 y estuvo en prisión hasta el año 2007, cuando fue beneficiado con salidas transitorias. Sin embargo, en la primera oportunidad que salió, ya no regresó.

Veinte órdenes de captura 

A partir de ahí, Pinheiro permaneció prófugo de la Justicia por varios años, lapso durante el cual se abrieron varios procesos contra el mismo, que llegó a contar con veinte órdenes de captura.

Marcelo Piloto era uno de los principales traficantes de Río de Janeiro y llegó a tener rango de jefe en el Comando Vermelho, la organización dirigida por el famoso Fernandinho Beira Mar y se convirtió en jefe en las favelas Mandela I, II y III de Río de Janeiro. Reportes policiales y periodísticos detectan el inicio de su actividad delictiva en el año 2009 y le atribuyen numerosos procesos por robo, tráfico de drogas y otros delitos.

Publicaciones de distintos medios de comunicación del vecino país revelan que en junio del 2010, escuchas telefónicas detectaron conversaciones del prófugo para la compra de municiones para diversos fusiles y acordaba la entrega en Mandela II.

El 1 de setiembre del 2010, Piloto y su grupo realizaron un “arrastão” (varios robos simultáneos) en la avenida Pastor Martín Luther King Junior, zona norte de Río de Janeiro, donde robaron varios vehículos en minutos. Por esta causa fue condenado a 7 años y 4 meses de prisión, en el año 2014.

Pero el hecho que lo convirtió en uno de los criminales más buscados fue el rescate del traficante Diogo de Souza Feitoza, alias “DG” de una comisaría del barrio Engenho Novo, Río de Janeiro, ocurrido el 3 de julio de 2012. En la ocasión, 15 sujetos armados liderados por Piloto irrumpieron en la dependencia policial y tras reducir a los agentes presentes, liberaron a DG.

En el 2015, Piloto recibió otra condena, de 5 años, por asociación para el tráfico de drogas.

Millonaria recompensa 

A través de publicaciones en redes sociales, el “Disque Denuncia”, entidad privada que actúa en coordinación con la Secretaría de Estado de Seguridad de Río de Janeiro, incluso ofrecía recompensa de 10.000 reales por pistas que permitieran la captura de Piloto.

Rescate y boda frustrados

Los rumores de rescate acompañaron a Piloto desde su aprehensión en nuestro país y según fuentes policiales, se lograron abortar seis tentativas, la última de ellas en octubre pasado, cuando se desbarató un plan que incluía atentados con explosivos inclusive.

En la ocasión fueron detenidas varias personas, entre ellas Marisa de Souza Penna, de 24 años, quien sería novia de Pinheiro.

A través de una petición de la abogada Lilian Calonga, Marisa de Souza pidió permiso para ser trasladada a la Agrupación Especializada el sábado 17 de noviembre, para casarse con Piloto ante una oficial del Registro Civil. 

Esta petición fue rechazada por la jueza Lici Sánchez, quien alegó razones de seguridad. La petición coincidió con una versión de organismos de Inteligencia de la Secretaría Nacional Antidrogas, sobre el ingreso de unos 50 miembros del Comando Vermelho al país, para intentar un nuevo rescate. 

En el día previsto para su frustrada boda, Piloto asesinó a la joven Lilian Meza en su celda.

rferre@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD