Detenciones de colaboradores debilitan al EPP

Las últimas detenciones de supuestos integrantes del ala logística y de miembros de una de las células del EPP debilitaron notablemente a la banda de secuestradores. Con sus colaboradores encerrados, los miembros del primer anillo prácticamente quedaron sin posibilidad de abastecerse de provisiones y municiones en el monte, desde donde siguen operando pese al monitoreo constante de la Policía. Sin embargo, el gobierno no debe bajar los brazos sino , por el contrario, intensificar su lucha contra los criminales para exterminarlos definitivamente.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/EHRHFKPJNRD5HG2MCB55FKECS4.jpg

La captura de Pablo Brizuela Maíz (36), alias Palí, fue considerada por la Policía como un importante paso en su ya extensa lucha contra el Ejército del Pueblo Paraguayo.

El sujeto cayó el jueves de tarde cerca de su casa del asentamiento Nueva Fortuna de la localidad de Kurusu de Hierro, en el distrito de Azotey, departamento de Concepción.

Tres meses antes, la Policía ya había allanado la vivienda de Pablo Brizuela Maíz, pero en aquella ocasión los uniformados no lo localizaron.

“Palí”, además de ser buscado por un enfrentamiento con peones en una estancia de Kurusu de Hierro, también era indagado por su presunta militancia en una de las células armadas del EPP, que justamente comandan sus primos Antonio Ramón Bernal Maíz (21) y Bernardo Bernal Maíz (19), alias Coco.

Este último fue uno de los cuidadores de Fidel Zavala durante la mayor parte de su cautiverio, entre el 15 de octubre de 2009 y el 17 de enero de 2010.

Los golpes

Esta célula, que opera principalmente entre Kurusu de Hierro, Tacuatí, Arroyito y Cuero Fresco; es decir, en el límite entre los departamentos de San Pedro y Concepción, es apuntada como responsable de la mayoría de los últimos atentados en estancias de la zona, como el 13 de marzo de 2013 en predio de la estancia “Santana” de Arroyito; el 1 de enero de 2013 en la estancia “Guaraní” de Yby Yaú; y hasta el asesinato del suboficial 2º Domingo Melgarejo Benítez (30) en una emboscada en la estancia “La Paz” de Cuero Fresco, el 27 de diciembre de 2012.

También figuran el último enfrentamiento con policías en un monte de Núcleo 6, el 5 de diciembre de 2012; así como el sabotaje de una torre de la Ande en la colonia Manitova de Tacuatí, el 15 de noviembre de 2012, y un hecho exactamente igual en la granja del intendente de Horqueta, Arturo Urbieta (ANR), el 12 de octubre de 2012.

Anteriormente, también destruyeron un salero y atacaron a tiros a peones de la estancia “Ypotí”.

Mataron a su propia tía

Sin embargo, esta célula del EPP comandada por los hermanos Bernal Maíz y que era supuestamente integrada por el primo de estos, Pablino Brizuela Maíz, llegó al extremo de asesinar cruelmente a su propia tía, Eusebia Maíz (33).

La mujer, quien también colaboraba con la banda de secuestradores, fue eliminada luego de que la acusaran de “jugar a dos puntas”; es decir, de pasar información a la Policía.

Su muerte se produjo a raíz de un disparo de escopeta dentro de su boca, en señal de haber hablado de más, en la noche del 4 de setiembre de 2012 en su casa situada sobre la Ruta III, en el centro de Azote’y.

El crimen de Eusebia Maíz es atribuido a sus sobrinos Antonio y Bernardo, según habrían dicho a la Policía los hijos menores de la mujer, quienes reconocieron a sus primos cuando llegaron a la casa.

Esa misma noche, el EPP atacó de manera simultánea la comisaría 14ª de Azote’y, ubicada a menos de 1.500 metros de la casa de Eusebia Maíz. Durante el tiroteo, fue herido el suboficial 2° Víctor Alexis Acosta Galeano (26), quien falleció dos días después en el policlínico policial “Rigoberto Caballero” de la capital.

Si antes la Policía focalizaba sus recursos e investigaciones contra el primer anillo del EPP, encabezado por Osvaldo Villalba, Manuel Cristaldo Mieres y Magna Meza, ahora se puede asegurar que al menos la mitad de los elementos policiales abocados al combate al EPP tienen la misión de seguir los pasos de esta célula dirigida por los hermanos Bernal Maíz.

Fue tanto así que la mayoría de las últimas detenciones que se efectuaron en el Norte tienen que ver con miembros o colaboradores de este grupo.

Sin embargo, aún queda pendiente la captura de los principales cabecillas.

ileguizamon@abc.com.py