EPP escribe por los postes para “marcar territorio”

El Ejército del Pueblo Paraguayo apareció, una vez más, dentro del predio de una estancia de la zona de Arroyito, distrito de Horqueta, departamento de Concepción. Esta vez, los secuestradores dejaron un panfleto, un artefacto explosivo casero y hasta marcaron un poste de la hacienda “Santana”, que pasa a ser el 16° establecimiento “visitado” por los criminales. Pese a que los últimos movimientos de los subversivos fueron registrados en un radio de menos de 40 kilómetros, la Policía aún no puede dar con ellos.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/7IP3S3SBRRFTDPJHXZIWTTMQQU.jpg

La última aparición del EPP fue detectada el miércoles último, dentro del predio de la estancia “Santana”, situada cerca del asentamiento Núcleo 5 de Arroyito, jurisdicción de Horqueta.

El lugar exacto donde fue descubierta la presencia de los criminales es sobre un camino rural, a 13 kilómetros de la Ruta V “General Bernardino Caballero”, a la altura del kilómetro 74.

El sitio específico es a solo 3.500 metros del punto donde el 5 de diciembre de 2012 se produjo un enfrentamiento entre miembros del grupo armado y policías, en un monte de Núcleo 6.

Los secuestradores se tomaron todo el tiempo necesario para marcar con las siglas EPP, aparentemente con un machete, un poste de un portón de la estancia “Santana”.

También dejaron un comunicado dentro de un hule, pegado a la alambrada, justamente para asegurarse de que fuera descubierto.

Asimismo, dejaron semienterrada una botella con cintas y pilas alcalinas, supuestamente para simular una bomba casera y alarmar a los empleados del establecimiento ganadero, quienes justamente dieron aviso a los afectivos de la Jefatura de Policía de Concepción.

De este modo, se comprobó que el EPP utiliza habitualmente los linderos de esta estancia como ruta de tránsito durante sus desplazamientos por el monte.

Los otros establecimientos

La estancia “Santana” es la 16ª hacienda “visitada” por los delincuentes, después de los sucesivos golpes perpetrados en los establecimientos “Santa Herminia”, “La Brasilerita”, “La Blanca”, “Doña Mabel” y “Santa Adelia”.

La lista sigue con las estancias “Amanda”, “Ypotî”, “Aguerito”, “Paso Itá”, “Paetzold”, “Terrado”, “Guaraní”, “Ñu Apu’a”, la granja de intendente de Horqueta y la hacienda “La Paz”.

El mensaje

Como siempre, el EPP repitió el mismo mensaje en su último comunicado, en el que prohíben el cultivo de soja, maíz y otros productos que utilice agrotóxico, además de que los empleados de estancias porten armas y entrar a los montes.

Obviamente, con estas exigencias, los subversivos quieren asegurarse de que “nadie” los moleste o se encuentre con ellos cerca de su guarida.

Pese a que una vez más el EPP apareció en la zona de Arroyito, su nuevo bastión, hasta ahora los organismos de seguridad supuestamente no pudieron localizar el refugio de los secuestradores.

Unos 30 combatientes

Los últimos datos filtrados del seno de la investigación contra los miembros del EPP cuentan que el nuevo brazo armado estaría integrado ya ahora por unos 30 nuevos combatientes, la mayoría reclutados por los antiguos cabecillas, Osvaldo Villalba, Manuel Cristaldo Mieres, Magna Meza y Alejandro Ramos.

Se habla de que varios jóvenes que conformaban la red de soporte logístico ahora se unieron al grupo armado, ante la importante cantidad de bajas y deserciones que tuvieron en los últimos tiempos, así como las restas ocasionadas por la Policía, como la detención de los principales colaboradores.

ileguizamon@abc.com.py