FF.AA., ¿la solución contra el EPP?

La incursión operacional de las Fuerzas Armadas de la Nación en el norte del país, avalada luego de la modificación de la Ley 1337 de Defensa Nacional y Seguridad Interna, será realmente la solución para acabar con el Ejército del Pueblo Paraguayo, que en la última semana asesinó a cinco guardias, hirió a cuatro policías, acribilló tres patrulleras y atacó una comisaría. Ojalá que esta vez el trabajo entre militares y policías resulte efectivo, no como en los dos últimos estados de excepción, y que se logre erradicar de una vez por todas este grupo terrorista. Aquí, un resumen de los atentados perpetrados por los criminales en la zona de conflicto.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/N3EJA2O42VGJ3AVDOGJO7L7NRA.jpg

Sábado 17:

- Un comando armado del EPP tomó por asalto un campamento de cuidadores de linderos de la estancia “Lagunita” de Tacuatí, a orillas de un monte, a 500 metros del cauce del río Ypané y de la Ruta III “Gral. Elizardo Aquino”, donde los criminales ejecutaron con fusil al jefe de seguridad de la hacienda, el suboficial inspector de Policía Feliciano Coronel Aguilar (38), y los guardias Catalino Ortiz Larrea (60), Ramón Nolberto Ayala Insaurralde (49), Jorge Sebastián Rojas Vera (25) y Pedro Pablo Ramírez Esquivel (22). Sin embargo, los secuestradores dejaron en libertad al capataz Celso Acosta (37), quien llegó hasta el portón del establecimiento y denunció el suceso.

- Rápidamente, llegaron tres patrulleras de la Policía, dos de las cuales entraron hasta el casco central, mientras que la última, el móvil Delta 1, asignado al jefe de Policía de Concepción, Ricardo Caballero, se quedó en el portón para dejar personal táctico para que custodiara el área. Pero cuando el vehículo policial avanzó también hacia el casco central, fue emboscado y atacado con bombas y disparos de fusil y pistola por otro grupo del EPP. El suboficial 1° Justino Vázquez, conductor de la camioneta, quedó atrapado en medio de la trampa y resultó baleado, aunque se defendió con su arma y aguantó hasta que fue rescatado por sus camaradas, en medio de otra balacera.

- Los uniformados alzaron al suboficial Vázquez a una patrullera de la subcomisaría 13ª del Cruce Tacuatí, como para llevarlo a un hospital, pero apenas salieron a la Ruta III fueron atacados una vez más por un tercer equipo de asalto del EPP, que detonó cuatro bombas desde el costado de la carretera y efectuó disparos contra la patrullera. Afortunadamente, por el sitio circulaba justo en ese momento un camión sojero, que acusó los impactos y salvó a los uniformados, aunque estos también repelieron a los criminales. Finalmente, los agentes pudieron llegar con el herido al Hospital General de San Pedro, que funciona en Santa Rosa del Aguaray.

Domingo 18:

- A primeras horas de la mañana, centenares de policías de varios puntos del país llegaron a la zona de conflicto en carácter de refuerzo, mientras se hacían algunas incursiones en los montes aledaños a donde ocurrió la masacre. Durante el recorrido, los policías hallaron el cuerpo de la quinta víctima del EPP, que fue rescatado del perímetro en helicóptero, al igual que los otros cuatro cadáveres encontrados en la noche anterior, pero que no pudieron ser levantados por temor a una nueva emboscada de los secuestradores contra los uniformados. Los restos de los fallecidos fueron llevados al Hospital General de San Pedro.

- La Policía reportó a la tarde el hallazgo de supuestos elementos empleados para la composición de artefactos explosivos, dentro de una bolsa, en una calle rural de la compañía Sanguina Cue, distrito de Lima, departamento de San Pedro. Posteriormente, los expertos confirmaron que las bombas detonadas por el EPP en los atentados en la estancia “Lagunita” eran similares a los encontrados.

- En horas de la noche, les produjo un nuevo ataque del EPP, esta vez en el kilómetro 362 de la Ruta III, al móvil 300 de la comisaría 30ª de Villa Mercedes, dependiente de la Jefatura de Policía de San Pedro. A bordo del móvil se encontraban el suboficial mayor Emiliano Rivarola, el suboficial segundo Francisco León Machado y Sebastián Benítez, quienes estaban en carácter de refuerzo tras el dantesco crimen perpetrado por el EPP en la estancia “Lagunita”. Los tres agentes resultaron con heridas de refilón y se salvaron gracias a que llevaban chalecos antibala y a su reacción eficaz.

Lunes 19:

Una joven de 17 años denunció a la Policía haber visto a un miembro del EPP fuertemente armado en el fondo de su chacra, cuando se acercaba desde el monte hacia la Ruta III, justo en la misma zona donde policías buscaban evidencias del ataque a la patrullera de Villa Mercedes, en el kilómetro 363. Aparentemente, el criminal quiso perpetrar un nuevo ataque contra los uniformados, pero al ser visto optó por huir nuevamente. Inmediatamente, los efectivos hicieron un rastrillaje por aire y tierra, pero no hallaron rastros del desconocido.

- El presidente de la República, Horacio Cartes, ordenó el desplazamiento de fuerzas militares hacia Tacuatí, donde el EPP asesinó a cinco guardias de la estancia “Lagunita” de Tacuatí. El primer contingente castrense, compuesto por 70 hombres, arribó al destacamento de Tacuatí Poty, cerca del lugar en que fue asesinado el ganadero Luis Lindstron. Fue el primer paso hacia la modificación de la Ley 1337 de Defensa Nacional y Seguridad Interna, que sería modificada para permitir la intervención operacional de militares en la lucha contra la banda armada, en carácter de apoyo a la Policía Nacional.

Martes 20:

- El ministro del Interior, Francisco de Vargas, admitió en Tacuatí que el EPP le declaró la guerra al nuevo gobierno e instó al Congreso a que apruebe la modificación de la Ley 1337. “No estamos en condiciones de esperar nada, esto requiere acciones inmediatas”, dijo el secretario de Estado luego de una visita a la estancia “Lagunita”, donde se perpetró la masacre. Posteriormente, De Vargas visitó la subcomisaría 13ª de Cruce Tacuatí, la comisaría 18ª de Santa Rosa del Aguaray, la comisaría 10ª de Tacuatí, el destacamento de Antisecuestro cerca del río Ypané, la comisaría 21ª de Kurusu de Hierro, la subcomisaría 23ª de Paso Tuyá y la comisaría 14ª de Azote’y.

- El ganadero Marcos Pérez, dueño de la estancia “El Tauro”, situada en el kilómetro 362 de la Ruta III, en Tacuatí, confirmó que uno de sus capataces huyó de la hacienda luego de que fuera amenazado por dos miembros del EPP, quienes advirtieron de un nuevo ataque. Supuestamente, tras acribillar una patrullera de la Policía, los malvivientes se refugiaron dentro del predio del establecimiento.

- La Gobernación del departamento de San Pedro declaró tres días de duelo, a raíz del asesinato de cinco guardias de la estancia “Lagunita”.

Miércoles 21:

- Una caravana de las Fuerzas Armadas, compuesta por 120 militares de las tres armas: Ejército, Fuerza Aérea y Armada, montaron campamento en el destacamento de Tacuatí Poty, para reforzar el operativo.

- Por otro lado, vecinos del asentamiento Yaguareté Forest hallaron en un camino rural, cerca de un monte donde funcionaba anteriormente un campamento del EPP, un cargador de fusil FAL calibre 7.62, con seis proyectiles dentro. El hallazgo fue reportado por agentes del puesto policial Nº 8, quienes sin embargo se reservaron la identidad de quien encontró el cargador.

- Dos miembros del EPP atacaron a balazos el puesto policial N° 7 del asentamiento Núcleo 3 de la localidad de Arroyito, distrito de Horqueta, departamento de Concepción. Sin embargo, los agentes reaccionaron oportunamente y repelieron a los criminales, quienes se vieron obligados a huir. Se cree que los efectivos evitaron una masacre, ya que los secuestradores tenían planeado atacar con más elementos la sede policial, después de que los dos señuelos iniciaran la balacera, tal como ocurrió cuatro meses antes en la comisaría de Kurusu de Hierro.

Jueves 22:

- El Congreso finalmente aprobó la modificación de la Ley 1337, para permitir la intervención militar en el norte, e inmediatamente después el presidente Horacio Cartes promulgó la normativa.

- El director de la Segunda Zona Policial, comisario principal Antonio Gamarra, fue designado por la Comandancia como director general de las operaciones contra el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), en el norte del país.

Viernes 23:

- Luego de la modificación de la Ley 1337, las Fuerzas Armadas iniciaron las primeras incursiones de reconocimiento en la zona de Tacuatí, en el marco de la operación conjunta con la Policía contra el Ejército del Pueblo Paraguayo.

ileguizamon@abc.com.py