Fuerza Conjunta empezó de cero la búsqueda de Arlan

Desde el cambio del Crio. Gral. Antonio Gamarra del operativo de combate al Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), que los colonos de Paso Tuyá consideraron inoportuno e innecesario por todos los informes que el uniformado manejaba sobre los criminales y sobre el secuestro de Arlan Fick Bremm (16), la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) prácticamente comienza de cero las operaciones en la zona norte del país, ya que ni los militares que comandan las incursiones ni los nuevos jefes policiales tienen al menos un poco de experiencia en el área de conflicto. Por de pronto, a 68 días del cautiverio del menor, los organismos de seguridad siguen desorientados, sin pistas claras y solamente se limitan a controles aleatorios.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/355XJK6JTNEU5FK6A767LWJOQ4.jpg

El sorpresivo relevo del comisario general inspector Antonio Gamarra de la dirección de la Segunda Zona Policial, que maneja los departamentos en los que se mueve el EPP, provocó que la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC), integrada también por militares, tuviera que empezar prácticamente de nuevo la investigación del secuestro de Arlan, quien hoy cumple 68 días en poder de los criminales.

Gamarra manejaba una gran cantidad de datos sobre los captores y era el principal referente en la lucha contra la banda desde hace casi tres años, cuando asumió como jefe de Policía del departamento de Concepción.

Su reemplazante, el comisario general inspector Arístides Villalba, pese a ser uno de los mejores perfilados de su remesa, la misma que la de Antonio Gamarra, casi no tiene experiencia en el campo operativo y mucho menos en la lucha contra el EPP, según las quejas que se escuchan de los colonos de Paso Tuyá, distrito de Azote’y, en el primer departamento del país, donde el 2 de abril se produjo el plagio del adolescente.

Además, la tan promocionada coordinación entre los policías y militares no existe en el norte, ya que todavía persisten los recelos entre ambas fuerzas, lo que dificulta el trabajo en conjunto, según lo que perciben los vecinos del menor secuestrado.

Asimismo, la serie de cambios en filas policiales en el norte también repercutió indirectamente en la cúpula militar, ya que se generó un malestar porque el Crio. Gral. Gamarra fue trasladado a la Quinta Zona Policial, pero el general de División Mario Restituto González sigue en su cargo de comandante operacional de la FTC, lo que le convierte en el único responsable del fracaso en el combate al grupo armado.

Mermaron las operaciones

Mientras el comisario Arístides Villalba termina de conocer la zona y de conocer al mando militar, las únicas tareas que se hacen en la zona donde se desarrolla el secuestro son controles aleatorios de la población civil, en varios caminos.

Incluso, se habla de que hasta las incursiones en los montes y estancias fueron suspendidas. Esto, a su vez revivió el deseo de los pobladores de Paso Tuyá de entrar ellos mismos al bosque a buscar a Arlan, o por lo menos tratar de hallar algunos rastros de él, según las manifestaciones.

A estas alturas, pese a que persisten las esperanzas de recuperar con vida al menor, especialmente después de que se revelara que su familia ya pagó lo exigido por el EPP, hay comentarios en la colonia Paso Tuyá acerca de que su liberación sería un milagro.

Arlan fue llevado de su casa en la noche del 2 de abril pasado, después de que el primer anillo del grupo armado asaltara la residencia familiar. Antes de que se concretara el plagio se produjo un enfrentamiento en el portón del inmueble entre elementos de la FTC y los criminales. El resultado fue la muerte del militar Hugo Monges y de los integrantes del grupo armado Bernardo “Coco” Bernal Maíz y Claudelino Silva Cáceres.

En su huida por los montes los delincuentes se encontraron con el peón de una estancia cercana, Isaax Arce, a quien ultimaron a tiros. El trabajador en ese momento estaba de cacería, conforme a los datos.

ileguizamon@abc.com.py