La delgada línea entre la culpa y el dolo

¿Hasta cuándo un accidente de tránsito puede ser culposo? ¿Cuándo cruza esa línea? Estos temas son condensados en un material de investigación de la Universidad Técnica de Comercialización de Desarrollo, que pretende convertirse en un proyecto de ley, con el fin de dar respuesta a una sociedad que no está conforme con la justicia. En una visita a nuestra redacción, el decano Rubén Fretes, la directora académica Sonia Villalba Idoyaga y el coordinador del departamento de Investigación y Extensión Universitaria, Carlos Cano Mendoza, expusieron sobre el trabajo y la percepción de los estudiantes.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/6WZWWFR3ZVGUTBS3JFDB7L3SOA.jpg

La profesora Villalba plasmó en un libro el resultado de una investigación de tres años. Explicó que la motivación para el trabajo fue la cantidad de accidentes que hay en nuestro país y las salidas procesales.

“Empezamos a analizar la norma y verificamos que en el artículo 217 del Código Penal la propia norma prevé la posibilidad de que el hecho punible de exposición a peligro del tránsito terrestre pueda ser doloso o culposo”, indicó la abogada y docente.

Siguió diciendo: “A la hora de la clasificación jurídica es que nos encontramos que así siempre se califica como culposo, sobre todo cuando se combinan dos hechos punibles, exposición a tránsito terrestre con resultado de muerte generalmente el homicidio se califica como culposo”.

Añadió: “Las preguntas que surgieron en esta investigación fueron si en la conducta anterior la ación es dolosa, por qué el resultado es culposo, y viceversa. Si es culposo, tendría que ser culposo, y si es doloso, tendría que ser doloso”.

La abogada indicó que no se trata el tema hasta el fondo de la cuestión. “Lo que vimos es una falta de análisis adecuado; se necesita analizar cada caso, y también la norma necesita de algunos ajustes”.

“Sería muy interesante que la propia norma pudiera describir en qué caso hay culpa, en qué caso hay dolo, porque actualmente no hay esa distinción, y queda a criterio del Ministerio Público, y después al órgano jurisdiccional, determinar la culpa o el dolo”, refirió.

Indicó que los criterios son los que predominan en estos casos. “Nadie sale de su casa con intención de causar un accidente de tránsito, y menos de matar. Sin embargo, nosotros consideramos que la conducta dolosa se da en el momento de la ingestión de la bebida alcohólica o de otro tipo de estupefaciente que disminuye la capacidad de control de la persona”.

Siguió diciendo, siempre sobre el mismo punto: “Tampoco estamos hablando de dolo en primer grado. Estamos hablando de lo que en doctrina se conoce como dolo eventual, que sí tiene una línea muy delgada con la culpa”.

Agregó: “Entonces, es muy difícil diferenciar cuándo es dolo y cuándo es culpa. No se investiga. Cuando se parte de la ación, solamente se investiga el resultado. Sin embargo, para que haya un resultado, tiene que haber una acción”.

Por su parte, el decano de la Facultad de Derecho, Rubén Fretes, dijo que el objetivo es contribuir desde la universidad con el país.

“Queremos ir mucho al pasado, si queremos sentarnos en el presente para tener una mejor vista de lo que va ser nuestro futuro. La universidad abre los espacios a profesores y estudiantes para poder tratar los problemas reales en tiempos reales; en este sentido, estamos muy orgulloso de nuestra profesores que han tenido la iniciativa de tratar este tema, que es siempre actual”, señaló.

Luego enfatizó: “Estamos con este problema hace mucho tiempo, y solamente con la concienciación y con este tipo de estudios podemos abrir la realidad y sincerarnos”.

Fretes apuntó que se va an dar espacios a través de la universidad.

“En realidad, en los eventos que estamos realizando, organizando debates periódicos, y los alumnos se muestran interesados, preguntan y cuestionan. Pero esto no es algo muy sencillo; nuestros estudiantes, la mayoría son gente trabajadora, llegan de la universidad después de su trabajo, y en realidad hay que dedicarle tiempo extra a esto que también es pesado, porque forma parte de la problemática nacional”.

A su vez, la abogada Villalba insistió en que la sociedad no se siente satisfecha con la justicia. “Siempre me llamó la atención las salidas procesales que tienen estos hechos punibles”.

Luego alertó: “Los accidentes con resultado de muerte están alcanzando el índice de pandemia. Nosotros, como miembros de la comunidad jurídica, tenemos la obligación de dar satisfacción a la sociedad y escuchar los reclamos”.

El abogado Rubén Cano indicó que esto se combina con continuos encuentros de estudiantes con actores de la sociedad.