¿Tendrá Giuzzio las agallas suficientes?

Arnaldo Euclides Giuzzio Benítez, de 50 años de edad, será el ministro de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad) a partir del 15 de agosto. Tomará el lugar del coronel retirado Hugo David Vera Quintana, quien permaneció en el cargo por dos años, luego de que Cleto Luis Alberto Rojas Ramírez fuera echado por el asesinato de la niña de tres años Vivian Paredes Zanotti Cavazzoni, en Nueva Italia.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/5O2R5ROVXJD3HG5EIRXOVQN6NE.jpg

Giuzzio fue fiscal antidrogas y anticorrupción. Dejó el Ministerio Público en 2013 para ser senador. Ingresó como parlamentario por el Partido Democrático Progresista (PDP), cuyos líderes son el exministro Rafael Filizzola y su esposa, la actual senadora Desirée Masi, aunque después se alejó de dicho movimiento y empezó a coquetear de nuevo con el Partido Colorado, del cual había sido expulsado.

En 2014, durante su segundo año como senador, Arnaldo Giuzzio presentó una reveladora lista de políticos supuestamente vinculados con el narcotráfico. Citó a algunos diputados de dicho periodo, como al sampedrano Freddy D’Ecclessis, al concepcionero Bernardo Villalba y a los amambaienses Marcial Lezcano Paredes y Carlos Rubén Sánchez Garcete, alias “Chicharõ” (este último era suplente de Lezcano).

Sobre estos últimos nombres, no podemos omitir, por ejemplo, que Marcial Lezcano Paredes consiguió sacar de la cárcel en menos de seis meses a su hermano menor, el narcopolicía Águedo Ronaldo Lezcano Paredes, quien cayó en marzo de 2013 con tres litros de cocaína líquida en Capiatá. Fue luego de algún tipo de acuerdo con el fiscal de la causa, José Luis Casaccia, quien luego de una breve suspensión volvió como si nada a la Fiscalía.

Sobre “Chicharõ” no hay nada nuevo por descubrir, más de lo que ya se publicó o se dijo de él. De hecho, el propio Giuzzio había utilizado a “Chicharõ” como un claro ejemplo de la influencia del narcotráfico en la política, al hacer alusión al hermano de este último, el intendente colorado de Capitán Bado Denilso Sánchez Garcete. Carlos Rubén Sánchez, alias “Chicharõ”, el intendente Denilso y otro de sus hermanos, Ardonio, están en las puertas de un juicio por lavado de dinero derivado del narcotráfico y asociación criminal.

Pero un dato no menor sobre los hermanos Sánchez Garcete es que son activos militantes del movimiento de Óscar Tuma, quien por su lado es muy cercano al presidente electo Mario Abdo Benítez. Según se dice, Marito premiaría la lealtad de Tuma con un apetecible cargo en su gobierno, tal como lo hizo con Giuzzio, cuya designación como ministro de la Senad, a su vez, sería un premio por haberse decidido en su momento apoyarlo en el Senado, pese a los ofrecimientos del presidente saliente Horacio Cartes.

Entonces, con todos estos elementos, ¿será que Giuzzio, tal como lo asegura, reactivará aquella lista negra de narcopolíticos, pese a que muchos de los que él acusó forman parte del entorno de su nuevo jefe Marito?

¿Tendrá las agallas suficientes? Ojalá no sea uno más de los tantos que prometen y después prefieren acomodarse y así disfrutar por más tiempo del delicioso sabor del poder.

ileguizamon@abc.com.py