¡¿Beethoven metalero?!

¿Se puede comparar la música de Vivaldi, Mozart o Bach con los temas de grupos de metal? Hay quienes firman que sí.

Por su forma de composición, sus melodías y su peculiar sonido, el metal es la evolución de la música clásica, que en la actualidad pocos jóvenes escuchan. Animate a conocer las similitudes entre estos dos estilos.Por Gonzalo Santiviago (19 años)

Los compositores de música clásica, hace siglos, para el mundo eran conocidos como "personas raras", aunque de una vasta cultura; poseían estudios melódicos y un gran conocimiento para crear canciones luego de practicar días, semanas y años el instrumento que más le gustara. En el caso de los metaleros, ocurre algo parecido; como muchos sabrán, son músicos virtuosos que ejecutan sus instrumentos y componen sin límites; conocidos también como "locos", son prejuszgados por su apariencia o estilo que interpretan.

La música culta aspira a comunicar cosas trascendentales (abstractas, imperceptibles para los sentidos), expresa emociones y sentimientos que otros estilos musicales difícilmente alcanzan. El metal (power metal y metal sinfónico, para ser más precisos) demuestra, muchas veces, cualidades trascendentes como lo hace su madre, la música clásica. La complejidad en la composición de las canciones, que son multirrítmicas, armónicas y melodiosas, son puntos en común que poseen estos estilos.

Cabe mencionar que la influencia de muchos grupos metaleros son los grandes compositores de la música clásica, ya que los mismos son gente culta, que se instruye para componer y, además, poseen el don de la creatividad.

Es importante resaltar también que la música clásica es apreciada y escuchada por la minoría, como también lo es el metal; esto se podría deber a que, según estudios, la gente que escucha música culta y metal, generalmente, posee coeficiente intelectual superior.
Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.