Cuidados del recién nacido

El bebé ya está en casa, por lo que la ternura y al mismo tiempo la inseguridad se apoderan de los padres, más aún si son primerizos. La clave para afrontar este nuevo desafío familiar, en lo que respecta a cuidados y atención, se basa en la paciencia y el amor. La lactancia es un capítulo insustituible que trae muchos beneficios, un regalo de amor infinito.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/FTC7JJU5NBCXDEUVUTAELU4BCA.jpg

La doctora Patricia Rolón Castillo, pediatra, afirma que no existe un manual que nos enseñe a ser padres, pero es fundamental aprovechar cada momento porque el embarazo es un momento único en la vida de una mujer. Se trata de un período lleno de cambios, novedades e ilusiones, pero también de miedos e inseguridades.

“Quizás el parto es el momento del embarazo que más asusta a las mamás, pero apenas unos días después de esta prueba llega otra, que parece también complicada: la llegada a casa con el bebé. Por más que nos hayamos preparado durante nueve meses para este momento especial, no sabremos si ejercemos bien o no el rol de mamá, pero la buena noticia es que todas las mamás son estupendas porque mientras reine el amor se podrá hacer las mejores tareas”, agrega.

La doctora señala que en la actualidad nos inundan con ideales de mamás perfectas, por lo general inalcanzables, por ello lo importante es que haya armonía, que no se genere una situación de estrés e incomodidad en ningún miembro (mamá, papá, bebé), porque lo que haga la mamá o el papá será lo mejor para el bebé.

PUBLICIDAD

Algunos consejos útiles y básicos al momento de cuidar del recién nacido incluyen que “la leche materna es el mejor alimento que una madre puede ofrecer a su bebé, siempre con paciencia y amor. Al inicio puede que parezca que la leche no es suficiente, pero no es así, ya que esas gotitas de “oro” harán que el bebé crezca sano y fuerte, que mantenga el contacto visual entre la madre y el bebé. Recuerde que estar cómodos, y pedir ayuda son las claves ante estos momentos de gran demanda del pequeñito.

Recuerde “no desesperarse, intentar un buen agarre es esencial y tener mucha paciencia, ya que estos harán que poco a poco la producción de leche aumente. Es un momento especial y de aprendizaje para ambos (mamá y bebé). La madre debe cuidar el pecho con cremas de caléndula o aceites naturales para proteger el pezón que está más sensible y, mantenerlo siempre limpio”. 

Por su parte, la doctora Julia Coronel, pediatra, dice que al dar de mamar: el mentón del bebé toca el pecho, la boca está bien abierta y abarca gran parte de la areola. Los labios están hacia fuera (evertidos) y las mejillas están redondas (no hundidas) cuando succiona. Si el bebé se prende bien al pecho la lactancia no duele.

“Para una lactancia exitosa es esencial un buen acoplamiento boca pezón-areola. La madre se sentará cómoda, con la espalda apoyada y una almohada sobre su falda. Apoya la cabeza del niño sobre el ángulo del codo y sostiene la mama con los dedos en forma de C”.

Padres informados

La doctora Coronel aconseja que “durante las primeras semanas, la casa se mantenga ligeramente más caliente, a fin de proteger la temperatura del recién nacido entre 36,5 y 37,5, axilar o rectal. Una capa de ropa más de la que la mamá va a usar suele ser suficiente”.

Otro factor no menos importante es “evitar el humo de tabaco dentro de la casa, y por el contrario que esté aireado el ambiente. Los familiares que van a visitarlo deben estar sanos, pues un simple resfrío para el infante podría derivar en una enfermedad grave”.

Cordón umbilical 

“El cordón umbilical suele secarse y caerse entre el octavo y el décimo día, a veces un poco antes o después; hasta entonces hay que mantenerlo seco y limpio. Se puede usar una gasa empapada en alcohol al 70% con la que se dan pequeños toques alrededor del cordón. Si aparece secreción amarillenta o un olor fétido debe acudir de inmediato a un centro asistencial”, indica la doctora Rolón.

La doctora Coronel enfatiza que las infecciones más comunes en bebés son las respiratorias y las digestivas. No olvidar lavarse las manos antes de tocarlo y nunca atrasar sus vacunas.

Para el baño usar agua tibia y jabón para bebés, lavar al recién nacido por partes, dejando los genitales para el final.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD