La boca en verano

En verano debemos poner mayor énfasis en el cuidado bucondental, ya que los excesos en bebidas azucaradas, las alcohólicas, comidas chatarras y largas horas en la piscina afectan a los dientes de manera muy agresiva.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/LP22NG7BAFEMVPLXYFCOWQLCMM.jpg

La doctora Cinthia González, odontóloga, menciona que los excesos en las bebidas y comidas más el descuido de algunos hábitos, como el cepillado dental después de cada comida, hacen que la placa bacteriana se multiplique y que a la vuelta de las vacaciones nos encontremos con problemas de caries o enfermedades en las encías.

Resalta la odontóloga que “para tener unas vacaciones libres de problemas dentales se recomienda llevar siempre cepillo de dientes y todo lo necesario para el mantenimiento de nuestra salud bucal. No nos relajemos al punto de olvidar cepillarnos los dientes después de cada comida. Incluso después de desayunar”.

“Además recuerde que si está siguiendo un tratamiento dental es recomendable terminarlo antes de salir de vacaciones, para no tener complicaciones”. 

PUBLICIDAD

La doctora González habla sobre el cloro de las piscinas: “Es importante resaltar que cuando pasamos más de seis horas en la piscina tratada con un elevado componente de cloro, hay que saber que este producto afecta al esmalte dental, por el cambio del PH de la boca, pudiendo producir erosión dental y, por ende, sensibilidad en los dientes”, acota.

Por su parte, la doctora Mirta Alcaraz, odontóloga, dice que es primordial que las personas adquieran consciencia de la importancia de cuidar los dientes también en verano, por lo que se indica por ejemplo, evitar cambios bruscos de temperatura en la boca para no incrementar la sensibilidad dental.

Así también agrega que “si practica deportes extremos es fundamental utilizar protectores bucales para evitar los traumatismos dentales”.

Insiste la doctora González en que “el cloro modifica las proteínas en la saliva y aumenta la formación de sarro, produciendo gingivitis (inflamación en las encías) y halitosis (mal aliento). Por ello, así como nos duchamos al salir de la piscina, debemos por lo menos enjuagarnos la boca o lo ideal sería cepillarse los dientes con una pasta dental fluorada, de modo de inhibir la acidez de la boca”.

En lo posible elija alimentos sin azúcares y no se canse de cepillarse los dientes después de cada comida.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD