Las hormonas en la mujer

A partir de los 35 años, aparecen molestos síntomas, que ahora son enfrentados con una novedosa modulación con hormonas bioidénticas. La doctora Adriana Jacobs, especialista en ginecología preventiva, nos cuenta en qué consiste y cómo actúa desde el interior del cuerpo.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/H4ZU5E6LQFARRLAV5WYQG52BIQ.jpg

–¿Cuándo hay un desbalance en las hormonas de la mujer y por qué?

–Nuestro cuerpo es modulado por las diversas glándulas que trabajan en conjunto y en armonía. Cuando una glándula se desequilibra, hay alteraciones generales porque se altera esta armonía. Las glándulas del cuerpo son, por ejemplo, adrenal, de ovarios en la mujer y testículos en los hombres. Nos basamos en la producción de las hormonas de cada glándula estudiados en un examen de sangre.

–¿Cuáles son los grandes mitos con respecto al sobrepeso, por ejemplo?

PUBLICIDAD

–La tiroides es responsable del metabolismo de todas las células del cuerpo, pero ella no es la culpable del sobrepeso, sino el páncreas. Y todo depende de la alimentación adecuada para cada perfil metabólico genético. Las personas que tienen insulina alta depositan grasa corporal; por eso no usamos más la dieta por calorías y sí la nutrición funcional (nutrición adecuada). También la disminución de la producción de las hormonas sexuales favorecen la perdida de masa muscular y aumento de masa grasa. La fatiga de la glándula adrenal ocurre por el estrés continuo o uso de corticoides; también favorece la disminución de hormonas que te mantienen sano.

–¿Cuáles son los síntomas y a qué edades ocurre?

–En las mujeres, a partir de los 35 años, empieza a bajar la producción hormonal, dependiendo de la genética de la mujer, de los ovarios; también la adrenal. Depende mucho del estilo de vida de la persona, del estrés crónico, entre otros factores. Cada paciente es vista de manera única, y no hay un estándar para todas.

–¿Qué análisis ordena la ginecóloga?

–Actualmente, como trabajamos con prevención y nutrigenética, hacemos el perfil hormonal de tiroides, páncreas, ovarios, adrenal, etc. para llegar al diagnóstico inicial del problema. Se ve la alimentación adecuada para esta persona; no dietas restrictivas en calorías, porque con la alimentación adecuada disminuyen las enfermedades autoinmunes. La paciente consume suplementos minerales y vitaminas que necesita. Se produce la modulación hormonal con hormonas bioidénticas, una molécula que se saca de vegetales como batata y soja, por ejemplo. Es tridimensionalmente igual a la molécula de nuestra hormona.

Una pastilla anticonceptiva o una hormona que se compra en la farmacia contiene moléculas distintas a las que nuestro cuerpo fabrica; entonces, hay efectos colaterales, contraindicaciones, y la mejora no es como debería. Cuando se modula con hormonas bioidénticas, se vuelve a tener lo que el cuerpo disminuyó en producción.

–¿Cuál es el tratamiento para regular todo esto?

–Le damos la dosis personalizada a la persona cuando tiene algunas deficiencias; existen hormonas que son malas como insulina y la estrona; usamos sustancias naturales y alimentación adecuada para que las hormonas malas bajen. La modulación hormonal es mantener las hormonas buenas altas y bajar las hormonas perjudiciales, y se realiza con gel transdérmico y pellets, que se aplican dentro de la grasa corporal, según la hormona y la necesidad del paciente. Y también se dan suplementos para nutrir algunas glandulas para que ellas reactiven su producción. Gradualmente, el paciente recupera la salud, y la consecuencia es adelgazar.

Los suplementos son las pastillas, y algunas hormonas son aplicadas como pellets, que son chips, en inglés, son como pastillitas que se ponen dentro de la grasa y que libera durante cuatro a seis meses la dosis adecuada para la paciente de la hormona bioidéntica.

–¿Qué origen tienen estas hormonas bioidénticas?

–Hay productos brasileños, americanos, europeos. Es una medicina preventiva a la que todos los médicos tienen acceso si tienen interés, pero los médicos están más direccionados a leer solo los estudios de drogas que tratan síntomas. A mí no me gustaba eso, porque veía a mis pacientes perdiendo la salud; empecé a estudiar esos trabajos de las mismas escuelas en la parte preventiva para mantenerse sano hasta la tercera edad.

Con buenas nutricionistas que manejan la nutrición funcional, yo hago el examen de sangre completo y envío las directrices a la nutricionista para enseñar a la paciente a comer lo que es más saludable. Hacer dietas restrictivas para adelgazar no se usa, y hace daño a la salud; cada uno come bien, nutre su cuerpo, lo que combina con su perfil genético y su perfil glandular.

mirtha@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD