Mantenerse hidratado

La doctora Alcaraz apunta que si la familia no viaja y se encuentra de vacaciones, se podrá aprovechar para visitar al odontólogo, ya que por lo general durante el año, ‘no hay tiempo’.

Recordar “que el consumo equilibrado de frutas y verduras, acompañados de una posterior higiene bucal, contribuyen a la salud y belleza de nuestra sonrisa en cualquier época del año, en especial en el verano”. 

La doctora González menciona que “si se usa placa de relajación como tratamiento dental cuando afecta el estrés, la ansiedad, o también la posición durante el sueño, no se olvide llevarla consigo en sus vacaciones. Es importante mantenerse hidratado en el verano no solo por la salud bucal, sino también por la salud en general”. 

Aún más, “la boca no es un ente aislado, sino forma parte de todo el cuerpo, por ello se aconseja tomar mucha agua. Si no tomamos suficiente agua (no se cuenta como agua bebidas, jugos ni tereré), se produce una reducción en la formación de saliva y una boca seca favorece la aparición de boqueras (queilitis comisural) o inclusive asociado la falta de hidratación con la alta exposición al sol, favorecen la aparición de herpes (fuegos)”. 

PUBLICIDAD

Las elevadas temperaturas en contraste con el frío de los ricos helados favorece una reacción de nuestros dientes, que origina una sensibilidad dental.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD