Nuevo Rumbo con Gobierno paralelo

La creación del Centro de Gobierno fue el medio por el cual el presidente Horacio Cartes otorgó superpoderes a gerentes de sus compañías.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/AHSQRJV5QJGLHL5IG357HCG3AU.jpg

 Manejaron información privilegiada con la venia para ejercer influencias sobre autoridades.

Es sabido que el Centro de Gobierno creado por el presidente Horacio se convirtió en un centro de poder desde donde los gerentes de las empresas del mandatario bajan líneas y daban instrucciones a altos funcionarios del Estado.

Por Decreto 1294 y con el argumento de asesorar al presidente de la República, ministros y secretarios del Poder Ejecutivo, se constituyeron en un Gobierno paralelo, donde además de manejar y administrar información altamente sensible, podían ejercer influencias sobre autoridades sin llevar consigo la responsabilidad que afecta a un funcionario público.

PUBLICIDAD

Juan Carlos López Moreira, de Bebidas del Paraguay; José Ortiz, de Tabacalera del Este; Francisco Barriocanal, de Bebidas del Paraguay; Gustavo Galeano, Hugo Portillo, de Banco Amambay (Basa); Carlos Cañete, extesorero del Club Deportivo Libertad, que presidió el presidente Cartes, se introdujeron como “asesores ad honorem” en la administración pública sin funciones específicas ni responsabilidades directas, pero con intervenciones en las cuestiones más relevantes del Estado.

Entendidos en administración pública dicen que Cartes destruyó el régimen de responsabilidad estatal con los superpoderes que dio a sus gerentes. Pueden dar órdenes verbales y ejercer influencias en la toma de decisiones sin dejar constancia de ello. Como ejemplo saltaron casos atribuidos a López Moreira, como la licitación de US$ 30 millones en la Policía y la designación de Elio Cabral en Aduanas.

El coordinador del Centro del Gobierno, Juan Carlos López Moreira, realizó millonarios negocios con el Estado durante el gobierno de su padrino Horacio Cartes. Ordenó cuestionada licitación en la Policía Nacional.

Hugo Alberto Correa es otro influyente asesor ad honorem. Su “parecer” primó para anular una licitación de US$ 1 millón en el 2015 para la compra de equipos informáticos. Su opinión tuvo más preeminencia que la de Senatics.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD