La bicisenda de Iturbe, entre elogios y críticas

La bicicleta es el medio de transporte más económico, ecológico y saludable. En Paraguay se está instalando cada vez más su uso como alternativa a los autos y colectivos. Muchos ciudadanos celebran la bicisenda de Iturbe pero cuestionan los errores.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/6XI7WG256BFE5LIT22D62DOLZQ.jpg

“El tráfico y los conductores son parte de un ambiente muy hostil para los ciclistas”, consideró Fernando Acosta, miembro del grupo Barrio Obrero On Bike. Lleva cuatro años utilizando la bicicleta como medio de transporte y conoce los trajines que sufren sus pares en las calles de Asunción.

Al igual que él, cada vez más personas optan por utilizar la bici más que como deporte o entretenimiento, como medio de transporte diario. Pese a las dificultades con las que se topan en el camino, ya son muchos quienes prefieren pedalear hasta sus lugares de trabajo o estudio antes que sufrir el tráfico en un auto o en el tan pésimo servicio del transporte público.

“Lastimosamente, nuestra cultura no está acostumbrada a la circulación de la bici”, expresó, teniendo en cuenta que muchas personas carecen de empatía hacia los ciclistas. Conductores molestos por ocupar los carriles que creen que les corresponden, giros bruscos sin respetarlos y ocasionando caídas, son algunos de los peligros diarios que pasan quienes circulan por las calles de asuncenas, además de los innumerables baches y aguas servidas. 

PUBLICIDAD

El arquitecto y ciclista Luis Alberto Boh destacó la construcción de la bicisenda de Iturbe como un paso importante para un sector de transporte siempre excluido y olvidado. Lamentó que los conductores estén en contra del proyecto pero señaló que eso forma parte de un difícil contexto de ciudadanía con poca cultura y consciencia en el tema.

Sobre las críticas de quienes dicen que restará espacios para estacionamiento, manifestó que precisamente esa es su función: sacar espacios a los automóviles individuales y dárselos a otros vehículos alternativos, más ecológicos y saludables.

Destacó que las ciudades más avanzadas del mundo precisamente están luchando para disminuir el uso de vehículos. “El automóvil es el peor y más ineficiente de los medios de transporte. El 75% de los autos tiene un solo pasajero y ocupa mucho más espacio”, cuestionó.

PUBLICIDAD

Por su parte, Fernando agregó que una ciclovía es más que necesaria en todas las ciudades, pues tal vez ahora algunos no las utilicemos pero sí mañana puede ser el camino diario de nuestros hijos o nietos.

La bicisenda de Iturbe es uno de los tramos de la red de bicisendas que se proyecta para la ciudad de Asunción. Se inicia en la calle Tuyutí (12 Proyectadas), frente al Colegio Naciones Unidas, y termina en la Plaza Uruguaya. La siguiente etapa de este gran plan tendrá como objetivo conectar esta senda con la Avenida Costanera.

Al principio de este tramo, en Tuyutí, donde Iturbe es una calle empedrada, el carril de la bicisenda fue asfaltado. Sin embargo, a partir de la calle Acuña de Figueroa (avenida Quinta) solo se trabajó en la pintura y cartelería, y es a partir de allí cuando se ven los baches y obstáculos peatonales.

Cráteres, rampas vehiculares y tapas de desagües en mal estado deben ser esquivados por los ciclistas que utilicen la senda. Algunos ciclistas incluso consideran que toda la obra parece muy improvisada.

Lilian Sosa, propietaria de LS Servicios, empresa adjudicada para los trabajos aseguró que solo ese tramo de asfaltado se previó en el proyecto, por lo cual su firma se limitó a cumplir con el pliego de bases y condiciones.

Según el propio director de Planeamiento Urbano de la Municipalidad de Asunción, Antonio Coscia, el proyecto de la bicisenda Iturbe tiene algunos ítems que quedaron desfasados debido a la burocracia y el paso del tiempo, empezando por el hecho de que no se incluyó la necesidad de un recapado en todo el trayecto.

“En aquel entonces (el proyecto) estaba bien”, señaló, teniendo en cuenta que hace tres años el asfaltado se encontraba en buen estado. Sin embargo, agregó el arquitecto, “resulta que ahora”, al iniciar los trabajos, se encontraron con varios baches en el camino. Coscia aseguró que no son muchas las imperfecciones pero prometió que todo será corregido para garantizar la seguridad del ciclista.

LS Servicios dará un plazo de seis meses de prueba luego de la entrega de las obras, prevista para el 25 de octubre. La propietaria aseguró que durante ese tiempo la municipalidad podrá pedir cualquier corrección y sus obreros deberán realizarla sin costo extra, como ya lo hicieron con los carteles que estaban muy bajos en principio. 

Por otra parte, fue cuestionado el hecho de haberse colocado los llamados ojos de gato en cada cruce principal de la senda. El objetivo era lograr que los automovilistas y conductores de buses disminuyeran la velocidad en estos puntos; pero fueron colocados encima de la bicisenda misma, no antes, lo cual fue observado tanto por conductores como por ciclistas.

Finalmente, Coscia confirmó que todos los ojos de gato en los puntos controversiales fueron retirados y, en su reemplazo, se acentuó la pintura en un tono amarillo mucho más oscuro y reflectivo, a fin de que los conductores vean la senda desde una distancia considerable y se logre evitar accidentes. Sin embargo, no descartó posibilidad de agregar otros reductores de velocidad unos metros antes.

Muchos frentistas ubicados en la zona de Iturbe se han opuesto desde un principio al proyecto, ya que esto significa la eliminación del estacionamiento vehicular en todo el trayecto junto a la acera izquierda. Los usuarios de los automóviles precisamente son los principales detractores, ya que no podrán estacionar frente a sus viviendas.

Cabe destacar que las normativas municipales establecen la obligatoriedad de la construcción de garajes dentro de las casas asuncenas. “Tenemos como mala costumbre; pensamos que la calle es extensión de nuestro terreno, cada vivienda debe tener su estacionamiento”, destacó el director de Planeamiento Urbano.

El arquitecto Coscia aseguró que algunos frentistas intentaron destruir la bicisenda en los inicios del proyecto, por lo que la contratista sufrió algunos retrasos. Incluso hay videos en los cuales se puede ver a una persona sacando con pala el asfalto recién colocado. La propietaria de la empresa adjudicada para las obras también relató que en algunas partes encontraron que se derramó una especie de ácido que destruyó la capa asfáltica.

El arquitecto Boh destacó que pese a los errores, la bicisenda es un gran logro para el desarrollo de la ciudad capital. Como recomendaciones para lograr una efectividad del proyecto, mencionó que es necesaria una fuerte presencia de agentes municipales para impedir abusos de automovilistas, quienes en estos momentos todavía copan la bicisenda.

Asimismo, señaló la necesidad de mejorar la promoción del proyecto, para lograr una gran visualización de la senda, no solo para los ciclistas sino para toda la población en general. Los ciclistas, peatones, motociclistas y toda la ciudadanía deben conocer los beneficios de la bicisenda y cómo respetarla.

En estos días, numerosos grupos se han encargado de visibilizar lo difícil que será para los ciclistas circular por la ciclovía en caso de que los frentistas no respeten la prohibición de estacionar. Peroesta normativa entrará a regir a partir de su inauguración, que se daría luego de la entrega de las obras que está prevista para el 25 de octubre.

El aumento de uso de las bicicletas como medio de transporte no es una simple tendencia, sino la consecuencia de una toma de consciencia colectiva. Es el medio de transporte más ecológico y saludable, no produce contaminación alguna y ayuda a los usuarios a mejorar su calidad de vida, al realizar ejercicios diarios.

De acuerdo a los datos de la Organización Panaméricana de la Salud (OPS) en Bogotá, Colombia, se registró una disminución de 33% en las muertes relacionadas con el transporte en bicicleta (de 115 en el 2001 a 77 en el 2004), aunque ha aumentado el número de personas que usan este medio para trasladarse. Este cambio fue posible gracias a que ahora los ciclistas transitan por sendas exclusivas que fueron construidas en la ciudad.

El mismo informe de la OPS señala que los beneficios para la salud de la actividad física regular y sostenida (como andar en bicicleta) son, entre otros, el menor riesgo de padecer cardiopatías coronarias, hipertensión, diabetes de tipo 2,  sobrepeso y obesidad. Trasladarse en bicicleta mejora la calidad de vida de la población general y su estado de salud.

Por otra parte, la Organización Mundial de la Salud habla de que la mayor parte de la contaminación del aire se produce por la combustión ineficiente de combustibles fósiles o de biomasa; por ejemplo, los gases de escape de los automóviles. Destaca que los coches y transportes públicos causan entre un 25% y un 70% de la contaminación atmosférica urbana.

En Paraguay, el nivel de contaminación del aire se sitúa en 15 microgramos de partículas por metro cúbico, 50% por encima de sus estándares. Esta cifra empeora en Asunción, donde la polución asciende a 18 microgramos de partículas por metro cúbico, 80% más de lo permitido. 

En nuestro país, la contaminación del aire es la causa de la muerte de 1.159 personas anualmente, 42 de ellos niños, según los datos de la OMS, correspondientes al año 2012. Teniendo en cuenta el aumento diario de la problemática, esta cifra sería muy superior en la actualidad.  

“Si vas a transportarte de una ciudad a otra, obviamente hay requerimientos mínimos que necesitás por seguridad, además de tener unos reflejos gatunos, para desviar cada bache y cada conductor irresponsable que hay”, destacó Fernando, miembro de Barrio Obrero On Bike

La Ley Nacional de Tránsito y Seguridad vial establece que los ciclistas tienen derecho a circular en el carril derecho o en la banquina, en caso de que no haya ciclovías en las zonas. 

Asimismo, señala que las bicicletas deben tener sus luces encendidas en todo momento y está prohibido que circulen por un mismo carril más de dos bicicletas una al lado de otra. Todos los ciclistas tienen que utilizar chalecos reflectivos y cascos.

Además, la Ley de Tránsito aclara que, aunque los ciclistas no precisan de licencia para conducir, deben aprobar un curso de educación vial y portar la correspondiente constancia.

Al respecto, el Inspector Manuel Gamarra, director de Comunicaciones de la Policía Municipal de Tránsito de Asunción, aclaró que la Ordenanza N° 479/10, del Reglamento de Tránsito, no habla de licencias ni certificaciones para ciclistas.

Sin embargo, adelantó que solicitaron a Asesoría Jurídica las recomendaciones legales para ajustar esta normativa a la ley nacional. “Más aún teniendo en cuenta la implementación de las bicisendas”, destacó.

Si bien la comuna capitalina aún no tiene un mecanismo de control para los ciclistas, de igual manera los que deseen realizar el curso para conocer las leyes de tránsito pueden contactar con la Dirección de Instrucción de la Municipalidad de Asunción, que ofrece clases a la ciudadanía. El contacto es el (021) 615 797.

También se puede realizar cursos en los institutos privados que sean reconocidos por el Estado paraguayo y que cuenten con la certificación legal correspondiente.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD