Construyendo asistencia humanitaria

Las políticas públicas sobre asistencia humanitaria en nuestro país son letra muerta. Ante esta realidad, la organización "Construyendo sociedad" trabaja en la reducción de vulnerabilidades y, en especial para ayudar a damnificados por inundaciones.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/VF7YK6IYDFE3RPWGUORWID7KNU.jpg

Pese a la existencia de la Ley 2615/05, que da origen a la Secretaria de Emergencia Nacional (SEN) y en sus primeros tres artículos enfoca como una prioridad la prevención, la normativa es letra muerta debido a que la misma no es ejecutada. "Nada lo que se ha invertido es para prevenir. Se ha desarrollado una línea meramente reactiva que no siempre cumple y satisface con las necesidades reales de las comunidades afectadas por eventos adversos", señala el director de la organización Construyendo Sociedad, Alejandro Buzó.

Construyendo Sociedad trabaja la reducción de vulnerabilidades desde la inversión y acciones centradas en: educación, investigación, acceso y uso de tecnologías, además de participación ciudadana, buscando que profesionales en particular y la ciudadanía en general puedan aportar sus capacidades en comunidades afectadas por situaciones extremas o de alta vulnerabilidad. "Actualmente somos una organización paraguaya trabajando estas líneas como miembro activo de la Red Global de la Sociedad Civil para la Reducción de Riesgos de Desastre (GNDR)", agregó.

Buzó prosigue diciendo que en nuestro país incluso hay una política país de gestión de riesgos también vigente. "Nosotros hacemos un llamado al análisis, sobre algo que vemos con preocupación. Gran parte de las que denominados emergencias en Paraguay se dan solo en zonas pobres o empobrecidas. Si vemos lo que ocurre con las crecidas en zonas urbanas, son las franjas de pobreza y zonas periféricas con ausencia visible de gobierno las que siempre son afectadas", lamentó. En este sentido, agregó que eso obliga a ver que esto tiene estrecha relación a la falta de planificación, inversión y protección de la dignidad y calidad de vida para estas comunidades.

Desde la organización, señaló que buscan "construir socialmente estas situaciones que significan el gasto absurdo en eventos que se pueden prevenir, y sobre todo debemos sacar de estas condiciones infrahumanas a miles de paraguayos y paraguayas".

Lamentó que hoy día se deban tener familias enteras viviendo como en campos de refugiados en campamentos que ofician de comunidad para los desplazados. "Estos campamentos ya forman parte de una gestión del nivel político. Deberían estar estandarizados en la calidad de servicios y protección que prestan, independientemente a las condiciones previas de estas personas", criticó.

Agregó que ni siquiera la cobertura mínima de baños se tiene, ante un evento predecible donde hubo tiempo y recursos para montar en espacios planificados para albergar a los afectados los sistemas que protejan a estos en sus derechos a la salud y dignidad.

En el marco de la emergencia que generó el fenómeno del Niño con más fuerza a finales del año pasado, detalló que vienen trabajando en la zona de Bañado Sur. "Priorizamos el trabajo en el área de salud, y llevamos más de 600 consultas médicas pediátricas y un número similar de adultos, gracias a nuestro equipo de médicos voluntarios. Todo esto con la entrega de medicación que nos es donada por algunos laboratorios y los propios médicos. Es autogestión total", dijo.

Añadió que también realizaron seis talleres comunitarios donde trabajan los temas referentes a protección de derechos, normas humanitarias mínimas y promoción de la salud. "Nuestro enfoque va al trabajo con primera infancia, viendo que es una de las poblaciones más vulnerables, y además damos una perspectiva de género a todas las intervenciones".

"Este domingo último, realizamos un relevamiento de datos utilizando esta metodología para saber el estado de salud de las familias refugiadas en uno de los campamentos del Bañado Sur (cancha Sport Paraguay), y al final de la jornada hemos entregado un mosquitero (tamaño de dos plazas) a cada familia ubicada allí", comentó.

Con esta entrega, dijo que buscan la promoción de la salud con una herramienta tan simple como es un mosquitero frente a la amenaza endémica que tenemos con el Aedes aegypti , y llamar la atención del Estado, "mostrando que si una pequeña organización como la nuestra puede cubrir la necesidad de mosquiteros de todo un campamento, las instancias responsables desde el gobierno de atender la gestión de emergencias con toda la estructura y recursos deberían hacerlo con mucha más razón y posibilidades", acotó.

Buzó explicó que representa al país llevando la experiencia paraguaya en asistencia humanitaria, que será presentada en un encuentro en Bangkok, Tailandia, previo a la Cumbre Humanitaria Global, a llevarse a cabo en Turquía el próximo mes. La Cumbre Humanitaria Global es un espacio para promover, desde las realidades de las diferentes organizaciones, una visión que permite fortalecer la gestión humanitaria de aquí al futuro, considerando la urgencia de optimizar los recursos que se destinan a las comunidades más afectadas por desastres, y por la preocupante situación de vulnerabilidad en la que sobreviven diariamente cientos de miles de familias.

"La sociedad civil en esto tiene la intención de compartir su experiencia con lecciones aprendidas y propuestas que permitan promover una mayor y mejor conciencia y ayuda humanitaria y que la voz de los más vulnerables logre ser oída", puntualizó.