La fe que mueve a millones

Llegar junto a la Virgen de Caacupé tras horas y horas de caminar, sin dudas genera sentimientos encontrados en los fieles, que lo expresan de diferentes maneras. Algunos se emocionan hasta las lágrimas.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/LBJAR4BLSVFO5F46BY7YXSCZCU.jpg

Varias son las razones que motivan la llegada de miles de personas a la capital espiritual del Paraguay. Uno de ellos quizás sea sólo llegar para beber hasta embriagarse en grupos de amigos; sin embargo, son muchos los que llegan por la verdadera devoción que despierta en ellos la virgencita azul, a la que varios milagros le son atribuidos.

Sea cierto esto o no, la fe de los peregrinos que llegan desde varios puntos del país, tras caminatas que incluso son las causantes mínimamente de dolores musculares, ampollas en los pies e incluso heridas, se puede sentir en el aire y se materializa en casos en los que a la hora de rezar, los fieles se emocionan hasta las lágrimas, lo que se refleja en varias imágenes captadas por nuestros compañeros reporteros gráficos asignados a la cobertura.

Una de las imágenes pertenece a Blanca Brítez, de 19 años, quien llamó la atención de los fieles a la Virgen de Caacupé al ser vista llegando de rodillas. En la imagen tomada por Jorge Cañete, se ve el gran esfuerzo de la joven, quien con el rostro ya marcado por la fatiga, contó que inició su camino a la Basílica hace diez días, desde Caazapá, lo que sería unos 160 kilómetros desde un punto a otro. Tramo a tramo completó su travesía y desde la Cruz del Peregrino, se hincó, se encomendó a la virgen y siguió de rodillas hasta la Basílica. Al llegar se la ve sumamente emocionada.

Las peregrinaciones como muestra de fe a la Virgen de Caacupé son parte de la fiesta popular que se vive durante esta temporada. A la par, los comerciantes se ven sumamente beneficiados con la gran afluencia de personas que llegan a la Villa Serrana, este año en mayor volumen que en años anteriores, según lo admitió el intendente de la ciudad.

Aunque en los últimos días del mes de noviembre las ventas no son buenas para los comerciantes de la zona, los mejores días son los aproximados al 8 de diciembre, ya que después de los rezos y la caminata para dar muestra del fervor, los peregrinantes recorren los puestos dispuestos en los alrededores ya sea en busca de algún refrigerio, de un sanitario, del tradicional pirí para el descanso o de recuerdos que oscilan entre rosarios, imágenes de la virgen, gorros, remeras, entre otros.

20 denuncias atendidas

5 capturas

2 accidentes de tránsito

9 aprehendidos

4 extravíos de personas

16 extravíos de documentos

4 extravíos de menores


(Fuente: Policía Nacional)