"Tabaquismo no es prioridad"

La tasa de muertes relacionadas al consumo del tabaco sigue siendo una de las más altas y el Gobierno hace caso omiso a esta problemática "por obvias razones", según la opinión de la senadora Esperanza Martínez.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/G4Y4MZGYQFET5GS4CALUYWWH3A.jpg

"Nunca tuvo el menor gesto político de interesarse, con lo cual demuestra que para él (Antonio Barrios, ministro de Salud) no es una prioridad", dijo tajante la senadora Esperanza Martínez al ser abordada sobre los esfuerzos del gobierno actual en la lucha contra el Tabaquismo.

Según estudios, el cigarrillo tiene unas 4.500 sustancias químicas que matan, incluso a los fumadores pasivos. Entre estos químicos se encuentran el monóxido de carbono, el amoníaco y la naftalina. En el mundo, anualmente 600 millones de personas mueren a causa del hábito de fumar. En Paraguay, la primera causa de muerte oncológica es por cáncer pulmonar en pacientes masculinos y el 90% de estos casos, por tabaquismo, según datos oficiales.

Teniendo en cuenta estas estadísticas, el proyecto de ley de control del tabaquismo es el de mayor importancia en términos de salud pública y en términos de economía de la salud, según Martínez, exministra de Salud durante la gestión de Fernando Lugo. Sin embargo, pese a estas cifras, existen trabas de ciertos sectores a esta normativa, que ya tuvo su origen durante la gestión de Nicanor Duarte Frutos.

La Cámara Baja aceptó el pasado 27 de agosto la modificación del Senado que aumenta al 20% el impuesto al tabaco, pero estableció que será una tasa máxima, pudiendo ser modificada (actualmente es de 13%). A criterio de la legisladora, de aprobarse esta versión, nuevamente habrá una tasa mínima, por lo que "quedará al arbitrio del presidente (Horacio Cartes) que evidentemente defiende más su negocio antes que los intereses de la población paraguaya".

De ser aplicada como debe ser, Martínez afirmó que esta ley será fundamental, pues tendrá resultados importantes a corto plazo. En este sentido, se refirió al ejemplo de Uruguay, donde en menos de dos años bajaron los casos agudos de internación ligadas a enfermedades cardiovasculares, derivadas del tabaquismo. "Las causas agudas han disminuido porque están altamente ligadas al consumo de tabaco activo y pasivo, pero esto no tiene discusión prácticamente en el mundo", indicó.

La legisladora dijo entender que existe un sector que vive de estos ingresos, por las fuentes de trabajo que genera, pero remarcó: "Hablamos de 3.000 empleos contra 1200 nuevos casos de cáncer de pulmón por año. No es suficiente argumentación, porque con ese criterio no combatiríamos el contrabando tampoco", contrastó. Por este motivo, instó a un replanteamiento sobre este tipo de fuentes de trabajo que finalmente tienen una repercusión altamente negativa para el resto de la comunidad.

La exministra de Salud recordó que pese a al pedido del Congreso, el Ministerio de Salud ni siquiera tuvo un dictamen sobre la mencionada normativa "el ministro de Salud contestó que le diéramos un plazo hace diez meses desde la presentación hasta el tratamiento", dijo.

Agregó que ahora que se debate el presupuesto, es reamente es vergonzoso "porque vamos a endeudarnos otra vez para pagar intereses de la deuda que todavía no podemos ejecutar, pero no aceptamos que las empresas del Presidente paguen impuestos de una cuestión que produce daños indiscutibles a la salud pública".

La regulación aprobada prohíbe toda forma de publicidad, promoción o patrocinio de productos de tabaco a excepción de la realizada en los comercios y puntos de venta.

Sobre las cajetillas o envases de cigarrillos, dispone que el 40% de la parte inferior de ambas caras deben llevar mensajes sanitarios sobre los efectos nocivos que provocan. También deberán colocarse leyendas en las caras laterales que digan “para venta exclusiva en Paraguay” y “venta prohibida a personas menores de edad”.

Igualmente, prohíbe la utilización de información engañosa, como leyendas que creen la impresión de que son menos nocivas, como “light” o “bajo contenido de alquitrán”, etc.

Asimismo dispone que la venta o suministro de productos de tabaco solo podrá realizarse de manera personal y directa, prohibiendo la venta a distancia, por cualquier medio. También prohíbe la venta de cigarrillos a un radio de 100 metros de establecimientos educativos y deportivos. Además, en los lugares públicos o lugares de trabajo cerrado se deberán colocar carteles sobre la prohibición de fumar.