La venta del Botticelli protegido se hará con “autorización” de España

LONDRES. La eventual venta de la obra de Sandro Botticelli “Retrato de Michele Marullo Tarcaniota” (1491), declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en España, se haría de acuerdo con la ley y con la “autorización” de las instituciones españolas, aseguró hoy una portavoz de la galería londinense Trinity Fine Art.

El nacimiento de Venus, la más célebre obra de Sandro Botticcelli.
El nacimiento de Venus, la más célebre obra de Sandro Botticelli.Gentileza

La firma ha “recibido instrucciones de los propietarios desde el principio de que la venta de la pintura estaría sujeta a la autorización previa de las instituciones españolas”, indicó a Efe una portavoz de la galería. El cuadro, propiedad de la familia catalana Guardans-Cambó, se expondrá y se ofrecerá a la venta durante la feria Frieze Masters que se celebrará entre el 3 y el 6 de octubre en la capital británica.

“La pintura recibió una licencia de exportación temporal por parte del Gobierno español, de acuerdo con la ley española”, detalló esa portavoz. El Ministerio de Cultura y Deporte ha subrayado por su parte que el eventual comprador debería “asumir que la obra no puede salir de España”. “Pueden ofrecerla en venta, pero el comprador tendrá que ser consciente de que esa pintura no va a poder desvincularse de España nunca”, indicó una fuente del Ministerio.

Se trata del único trabajo de Sandro Botticelli (1945-1510) que está en manos privadas fuera de Italia y a la venta en el mercado internacional del arte. El cuadro, que estuvo expuesto en el Museo del Prado durante más de una década -a partir de 2004-, llegó a ser parte en el pasado de la colección privada del hijo adoptivo de Napoleón, Eugène de Beauharnais.

PUBLICIDAD

Tras pasar por diversas manos, fue adquirido en una subasta en París, en 1920, por el político catalán Francisco Cambó, que según la galería londinense “construyó una excepcional colección de grandes maestros, de impecable procedencia, para donarlos a museos españoles y ‘rellenar huecos’ en colecciones públicas”.

Cambó, sin embargo, conservó el “Retrato de Michele Marullo” en la colección familiar, y después de 1936, ya en el exilio, afirmaba que era uno de sus favoritos, dado que sentía afinidad con Marullo, que también estuvo exiliado. En 1453, con la caída de Constantinopla en manos de los turcos otomanos, la familia del entonces joven Marullo se vio obligada a huir. Con los años, aquel niño se convirtió en un renombrado poeta en la corte de los Medici y en un respectado soldado, que luchó contra la armada de César Borgia.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD