Las Herederas, bajo la lupa

Son varios los compromisos que cumple el equipo de Las Herederas en el 66 Festival Internacional de Cine de San Sebastián, una ciudad que en estos días vibra al ritmo del séptimo arte. En “Desayunos Horizontes” un crítico de cine analizó la cinta.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/NTU6BQCDLRBDXDWY7XYSMKTS3I.jpg

Con esta actividad arrancaron Marcelo Martinessi y las actrices Margarita Irún, Ana Brun y Ana Ivanova.

El periodista Julio Feo reflexionó y profundizó en los personajes de la ópera prima de Martinessi, quien abrió la sección “Horizontes Latinos”, este año.

El periodista español valoró la manera sutil en la que se desarrolla la historia y dio como un ejemplo una escena en la que se hace referencia a la mucama sobre el hecho de que no habla bien el español. “Se dicen muchas cosas sobre el contexto social”, dijo a Martinessi.

PUBLICIDAD

Junto al público presente, Martinessi compartió el proceso de creación de su película. “Yo venía haciendo cortos que por ahí eran más militantes, te diría, en muchos sentidos, y en esta película lo que dije es que lo único que trataríamos es de no juzgar a nadie”, sostuvo el cineasta paraguayo.

En un ambiente distendido se desarrolló el encuentro en el que se refirieron al personaje de la empleada. “En Paraguay las trabajadoras domésticas ganan muy poco dinero. Son consideradas casi ciudadanas de segunda clase. No tienen derecho a salario mínimo hasta recientemente, ahora están consiguiéndolo. Entonces, imagínense que podía ser lo último a lo que Chela podría agarrarse, para todavía tratar de pertenecer a una clase social que había dejado de pertenecer”, explicó.

Julio Feo destacó el trabajo fotográfico realizado en la película en la que las escenas oscuras y las de mayor luz toman protagonismo de acuerdo a los estados emocionales de las protagonistas. “Realmente en el guión teníamos la certeza de que iba a ser la primera vez que se veía un árbol, un patio, que se sentía la frescura dentro de la cárcel. La idea era estar siempre encerrados en la casa y más libres en la cárcel”, sostuvo el realizador paraguayo.

“Nos parecía que en la cárcel estaban mucho más cómodas y fuera de la cárcel era ese mundo que Chela va descubriendo de a poco. La clase social, que una relación de pareja puede ser una cárcel que fue un poco el punto de partida: una mujer que está en la cárcel sin saberlo y a partir de que su pareja va a la cárcel verdadera, ella empieza a entender de que esa vida puede estar un poco con rejas”, agregó.

Julio Feo recordó el hecho que sucedió en el Senado paraguayo cuando “Las herederas” iban a recibir un premio que a algunas personas molestó. “Esta película visibiliza un tipo de mujeres que la sociedad se empeña en esconder, es como revolucionaria. Abrió este debate y saltaron las cosas”, señaló la actriz Ana Ivanova.

El periodista español preguntó si la reciente aprobación de la Ley del cine en Paraguay ya ha aportado. “Todavía no”, respondió Martinessi. “Se promulgó en julio, entonces ahora se está regulando y estamos en un proceso de saber, una vez que se regule, realmente la implementación de la ley, qué beneficios reales traerá al cine paraguayo, pero es un paso gigante”, destacó.

Martinessi valoró que en Paraguay ya se estén produciendo largometrajes de distintos géneros, como acción, terror, entre otros. “Es genial. Queremos que la gente vaya a las salas de cine siempre y es muy esperanzador para quienes hacemos esto”, confesó.

Julio Feo resaltó los logros de producciones paraguayas como “Hamaca paraguaya”, de Paz Encina, que ganó un Fipresci en Cannes, “7 Cajas”, de Juan Carlos Maneglia y Tana Schémbori, que logró un premio precisamente en el Festival de San Sebastián, y “Cuchillo de palo”, de Renate Costa, también con varios reconocimientos internacionales.

Con un mensaje contundente finalizó este desayuno: “El amor no tiene género, no tiene clase social ni edad”.

 

 

 

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD