El maravilloso instrumento de la voz de Elisa Belmonte

En una misma semana Asunción tuvo ocasión de escuchar a dos sopranos, de distintas escuelas, pero igualmente formidables: el lunes la chileno-norteamericana Elisa Córdova, promesa del canto, y el jueves, la española Elisa Belmonte, una maestra de justificados kilates.


Belmonte actuó en el marco del ciclo de abonos de la Orquesta Sinfónica de la Ciudad de Asunción, con el auspicio de la Embajada de España en el Paraguay, el Juan de Salazar y la Agencia Española de Cooperación Internacional.

En la primera parte del programa se escogieron tres áreas muy exigentes para cantante y orquesta, como son las de ‘‘Don Giovanni’’ de Wolfgang Amadeus Mozart, ‘‘Carmen’’ de Georges Bizet e ‘‘Il Trovatore’’ de Giuseppe Verdi, tres estilos y nacionalidades que tuvieron muy buena interpretación.

El plato fuerte fue la segunda parte, dedicada a zarzuelas españolas. Allí Belmonte cambió vestuario, aros y accesorios, que incluyen mantillas, mantón y abanico. Mucho salero para demostrar que su voz es un instrumento maravilloso, lleno de colores y timbres de notable calidad.

‘‘La revoltosa’’, ‘‘El barberillo de Lavapiés’’, ‘‘Jugar con fuego’’, ‘‘La boda de Luis Alonso’’ (en una interpretación de la Osca que justificó los bravos y vivas), ‘‘El niño judío’’, más los bises de ‘‘La tempranica’’ nos transportaron a España en otra noche que fue toda musicalidad.


José Luis De Tone

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.