Jack Johnson: surfeando canciones

Compone sus temas entre las olas del mar. Viaja con su familia, con la cual visitará Paraguay.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/DYKPVAS5IVB2HF46CYVFM3CRZU.jpg

Exige que sus giras disminuyan el impacto ecológico que generan. Descubra por qué Jack Johnson conquista el mundo de una manera tan peculiar.

Su historia de vida es digna de un filme de aventuras… o acaso de una novela que pudo haber escrito Mark Twain. Nació y creció en Oahu, la isla más poblada de Hawai, donde aprendió con su padre a surfear. Los años pasaron y logró convertirse en un surfeador juvenil profesional, hasta que –a los 17– una ola gigante apeligró su vida y lo dejó convaleciente.

Aunque antes, ya a los 14, había descubierto la guitarra, ese accidente lo acercó a la música, inspirado en artistas como Bob Dylan, The Beatles y Bob Marley.

A los 18 empezó a escribir canciones, aunque decide tomar un rumbo profesional distinto: el cine. Pero su vocación e intuición musical lo volcaron de lleno a la música, en una carrera que ya lleva ocho discos editados –el más reciente titulado “From Here to Now to You” (2013)– y un mundo sigue conquistando.

A pesar de los años, el dinero y la fama, hay cosas que para Jack Johnson nunca cambian: su pasión por el mar, su cercanía familiar, su compromiso ecologista y humildad.

-¿A qué edad comenzaste a tocar la guitarra y cómo surgió tu primera canción?

-Tenía como 14 años cuando realmente empecé a dedicarme a la guitarra. Antes de eso siempre tocaba el ukelele, que es un instrumento popular en Hawai. En la escuela a veces nos enseñaban ukelele, así que sabía algunos acordes por eso; pero cuando tenía 14 empecé a tocar mucho la guitarra, y en realidad era porque uno de los amigos de mi papá siempre tocaba música en nuestra sala o en el patio durante barbacoas. Él me enseñaba acordes y cuando se iba las fiestas no eran tan divertidas sin las canciones, así que yo aprendí a tocar los acordes para poder cantar (canciones de) Cat Stevens, Bob Dylan, The Beatles, Bob Marley, todas esas canciones que todos conocen… Necesitábamos alguien que pudiera tocar, así que empecé a tocar música simplemente para animar las fiestas.

Empecé a escribir mis propias canciones cuando tenía 18 años, unos cuatro años después. Nunca había realmente tratado de escribir hasta esa edad. Cuando empecé supongo que simplemente fue natural para mí tratar de escribir canciones que la gente pudiera acompañar cantando.

-Tu relación con el surf es muy fuerte, desde tus años de juventud. ¿Es verdad que escribís tus canciones surfeando?

-Siempre escribía canciones durante los viajes de surf y las grababa en mi habitación y las pasaba a mis amigos. Empezó a esparcirse y Ben Harper fue una parte importante de mi carrera musical, él oyó mi música y su productor la oyó, y ambos me apoyaron mucho, me ayudaron a hacer mi primer disco. Ben Harper tocó en mi primer disco, me llevó de gira.

Yo pensé que eso iba a ser simplemente por un verano, para probar lo de la música, y luego volvería a hacer cine, pero todo progresó naturalmente desde ahí. Volví y toqué en shows chicos por mi cuenta, luego empezaron a crecer y me dije que seguiría con eso por un tiempo más. Y aquí estamos.

-De estudiante de cine y –después– cineasta, a cantante y compositor, ¿en qué momento sentiste que debías dedicarte a la música?

-No fue realmente una decisión que hice. Era un camino diferente al que pensé que iba a tomar, porque estaba empezando mi carrera en el cine, haciendo fotografía, trabajo de cámara para películas, y lo había estado haciendo por unos tres o cuatro años… Acababa de salir de la universidad, había estudiado cine, y simplemente empecé a hacer estas películas, y me estaba yendo bastante bien, me encantaba, era el trabajo perfecto porque podía viajar, surfear y todo…

-¿Qué podés comentar de “From Here to Now to You”, tu más reciente álbum?

-Fue muy divertido de hacer. Pude colaborar con un viejo amigo, Mario Caldato Jr., él fue el productor del disco, me ayudó a producir otros dos álbumes. Amo trabajar con Mario, fue genial volver a trabajar con él. Había estado componiendo mucho con mi guitarra acústica, creo que en un par de los discos anteriores había usado mucha guitarra eléctrica, así que fue divertido volver a la acústica para el proceso de grabación. Y eso es todo, fue muy divertido hacerlo, simplemente lo grabamos en mi garaje, todo muy simple, nada elegante.

-Tu compromiso con la ecología es tan fuerte que utilizás energía solar en tu estudio de grabación. ¿Lográs ser siempre coherente con tu ideología?

-La industria de la música y de las giras no es muy amigable con la ecología. Así que cualquier acción que tomamos son cosas muy pequeñas que probamos para tratar de hacerlo todo aunque sea un poco más responsable.

Algunas de las cosas que hacemos cuando viajamos por los Estados Unidos, que es distinto a otros lugares del mundo porque viajamos en autobús, es que usamos biodiésel como combustible.

En los shows tratamos hacer todo el reciclaje que podamos y para nuestra comida tratamos de conseguirla de fuentes locales, que la comida no se envíe desde otros lugares del mundo hacia nosotros. En vez de eso tratamos de apoyar a los mercados locales. También tratamos de que haya estaciones para rellenar botellas de agua, para que la gente no tenga que usar el plástico una sola vez, sino que puedan traer sus propias botellas de agua al concierto y llenarlas. Eso también es bueno porque muchos de nuestros fans más jóvenes ya compraron boletos, y es bueno que no se vean obligados a comprar también agua.

Luego de que la gira se acaba tratamos de calcular las emisiones de CO2 de los vuelos y tratamos de hacer “offsets” (compensaciones) de carbono. Puede ser invirtiendo en plantar árboles, cosas como esa, para tratar de compensar por el carbono que usamos. Esas son algunas de las cosas que hacemos para tratar de disminuir el impacto de los shows, pero lo que tratamos de hacer también es invitar a grupos sin fines de lucro que trabajan con el ambiente, donar dinero de los shows a esos grupos y lograr que los fans se involucren con ellos.

-¿Esas acciones también tenés pensado realizar en Paraguay?

-Espero que sí. A veces es difícil para mí saber con certeza con todos los lugares a los que viajamos. A veces en algunos lugares es más difícil de hacer. Pero tenemos alguien que viaja con nosotros, nuestro coordinador de sustentabilidad, y su trabajo es asegurarse de que estas cosas pasen cuando trabajamos con distintos promotores y producciones.

-Filmaste varias películas como director. ¿Hay planes para concretar otra producción?

-No tengo planes ahora mismo, es algo a lo que quiero volver eventualmente. Tengo hijos a los que les está empezando a gustar el surf, así que mi plan es que cuando sean lo suficientemente grandes me ayuden a llevar las cámaras y sean mis asistentes para hacer una película de surf de nuevo.

-¿Sabías algo de Paraguay antes de concretar el show en Asunción?

-No, y estoy muy emocionado, porque es un país del que no sé mucho. Para mí, una de las mejores cosas de viajar es aprender tanto, y a veces uno puede leer sobre un lugar, pero es mucho más interesante cuando viajamos allí. Mi familia viaja conmigo, y tratamos de ir a lugares a los que no fuimos antes para aprender sobre ellos. Estamos muy emocionados por conocer Paraguay.

-¿Qué estás preparando para tu concierto en Paraguay?

-Somos bastante versátiles, nuestra banda puede tocar en cualquier lugar, desde un pequeño lugar, sentados en banquillos, sin amplificadores, solo guitarras acústicas y baterías, o en grandes festivales frente a 50.000 personas (…) Nos encanta tocar música en cualquier lugar. Un amigo mío que toca el teclado puede ejecutar varios tipos de instrumentos, a veces toca la guitarra, a veces el piano, acordeón.

Encaramos las canciones de forma distinta en base a cómo es el lugar donde tocamos, pero siempre tratamos de divertirnos lo más que podamos. Soy afortunado de tener verdaderos amigos en la banda. Son todos grandes músicos, pero también somos grandes amigos. La misma banda ha estado conmigo desde el comienzo y siempre nos divertimos.

Jack Johnson se presentará por primera vez en Paraguay el lunes 10 de marzo, en el Yacht y Golf Club Paraguayo. Las entradas para el recital se encuentran a la venta a través de TicketShow y tienen un precio de G. 190.000 (Plateas), G. 360.000 (Preferencia lateral), G. 470.000 (VIP) y G. 690.000 (Jack Johnson VIP).