Luis Miguel conquista la noche asuncena

Con un recorrido por sus tres décadas de trayectoria, Luis Miguel hizo estallar a sus fans la noche del sábado en el Jockey Club de Asunción.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/4QR2CSLOQ5FAJPFEVGF4HHATJY.jpg

Mundialmente conocido por sus melosas baladas, entrañables boleros y éxitos pop, Luis Miguel lleva el mérito de haber construido una de las carreras más sólidas de la industria. Esta vez, cuatro años después de su última visita, el artista regresó a Paraguay y trajo en su equipaje sus innumerables éxitos.

Eran las 21:38 cuando el artista subía al escenario y el resto de la noche fue un reencuentro ideal. Sus fanáticos generacionales -en su mayoría, mujeres- vibraban con las infaltables canciones de su carrera.

El show tuvo su apertura con ¿Quién será?, tema que desató los primeros gritos de la noche, para seguir con hits como Tan solo tú, Sol, arena y mar y Suave.

"¡Buenas noches, Asunción! Gracias por venir, ¡muy generosos!", saludó el mexicano, con visible alegría. A diferencia de algunos recientes conciertos de su gira, el ídolo pop se mostró jovial y no dejó de interactuar con el público a lo largo de la noche.

Acompañado por sus fans, el mexicano continuó con la seguidilla de éxitos: temas como Que tú te vas, Todo y nada, Sabor a mí y Sin ti. "¡Baila conmigo, Asunción", arengó el artista, antes de interpretar una versión de Alguien como tú.


Con un público ya a sus pies, la noche seguía con El aire huele a ti, invitando al público a cantar con él. Al ver a una pequeña seguidora, una niña, el cantante le dejó acercarse a él y estrechó sus manos.

Entre arreglos de viento y un impecable manejo del escenario, Luis Miguel continuó con Solo tú, Amante del amor, Fría como el viento, este último, en medley con Todo excepto a ti y La incondicional.

Entre gritos y calurosos aplausos, la noche seguía con Culpable o no, Hasta que me olvides y Te necesito. Sus fans decidieron acercarle flores: el "Rey Sol" se tomó un buen tiempo para recibirlas con gusto y hasta se las puso en el cuello.

Hurgando en su repertorio más lejano, el show trajo nostalgias a su público, a la par de Separados, Dos enamorados y Directo al corazón.

"¡Muy bonito público!", exclamó el cantante, antes de una breve pausa, que concluyó con Vuelve -con movimientos de cadera incluidos-, Cómo es posible que a mi lado, Será que no me amas -con coreografía incluida- y Te propongo, para dar lugar a coloridos confetis que caían sobre el Jockey.

Tras otra pausa, el artista regresó con un estreno: Deja Vu, tema que dio a conocer recientemente. El último tramo de la noche siguió con Labios de miel -no se privó de dar unos saltos-, para saludar nuevamente a sus fans. "¡Buenas noches, Asunción! ¡Hasta la próxima!", refirió, ya en señal de despedida.

Para el cierre del show, el mexicano interactuó con sus fans pateando pelotas gigantes con su nombre inserto. "¡Qué público!", subrayó, entusiasmado.

Luis Miguel seguía sonriendo, arrojando flores y saludando, como cerrando un reencuentro que se tornó inolvidable... para él y sus incondicionales. De alguna forma, para el público que lo vio crecer y para el que vino después -y a pesar de los kilos demás y del paso del tiempo-, no caben dudas de que sigue siendo el "Rey Sol" del pop latino.